II Gisela Hernández M.

El mundo de Orizaba


A pesar de que hay una Fiscalía regional, el personal y la labor que ofrecen en equidad de género debe revisarse para que se atienda con pertinencia y prontitud debido a que las mujeres prefieren acudir a instancias no gubernamentales para que les ayuden.

María López de la Rica, coordinadora de Kalli Luz Marina, explicó que ahora buscan que mujeres, desde su propia cosmovisión, deben de ayudar a otras mujeres, “el machismo es estructural y está en todas partes y el nivel de socialización de las mujeres es muy poco, y hay algunas que legitiman la violencia hacia la mujer y no dejan vivir a la mujer”.

Indicó que son proceso lentos pues deben empoderar a las mujeres, a pesar de que exista una tendencia generalizada, y es que dijo que muchas veces las mujeres indígenas tienen el desconocimiento de sus derechos.

Comentó que se ha generado un poco la cultura de derechos donde las comunidades saben que hay leyes que protegen a las mujeres de una vida libre de derechos y que hay organizaciones que las acompañan.

“Hay mujeres que saben que si se fortalecen pueden denunciar y hacen uso de la palabra y que la violencia no es natural, van logrando ver esa cultura de derechos”, mencionó.

Pero dijo que aún falta mucho por hacer en cuanto a la violencia de género pues en los municipios el personal no tiene el perfil, ni recursos, ni el espacio adecuado, “no sé si hay voluntad de erradicar la violencia contra las mujeres”.