Lectura del Santo Evangelio según San Marcos 7:31-37

En aquel tiempo, salió Jesús de la región de Tiro y vino de nuevo, por Sidón, al mar de Galilea, atravesando la región de Decápolis. Le llevaron entonces a un hombre sordo y tartamudo, y le suplicaban que le impusiera las manos. El lo apartó a un lado de la gente, le metió los dedos en los oídos y le tocó la lengua con saliva. Después, mirando al cielo, suspiró y le dijo: “¡Effetá¡” (que quiere decir “¡Ábrete¡). Al momento se le abrieron los oídos, se le soltó la traba de la lengua y empezó a hablar sin dificultad.

El les mandó que no lo dijeran a nadie; pero cuanto más se lo mandaba, ellos con más insistencia lo proclamaban; y todos estaban asombrados y decían: ¡¡Qué bien lo hace todo¡. Hace oír a los sordos y hablar a los mudos”.

Palabra del Señor.

Comentario de Luis Germán Alpuche San Miguel del Oratorio de San Felipe Neri.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Todos los hombres tenemos en nuestro interior el anhelo por el bien, por llevan una vida en paz, libre de esclavitudes y vicios. Desgraciadamente el hombre, por causa del pecado, experimenta en su interior una fuerte división, como si sus miembros y pensamientos sufrieran el ataque de otra fuerza que le lleva a hacer el mal.

Esta división que los hombres experimentamos en nuestro interior es fruto del pecado, nuestra naturaleza está herida por lo que no siempre tiende hacia el bien y lastima a muchas personas, utilizándolas egoístamente para ganar dinero, experimentar sensaciones de poder u obtener placeres sexuales.

El Evangelio de hoy pretende dar una respuesta a esta situación caída de los hombres. Nos presenta a aquel que nos creó en santidad y que ahora puede volver a restaurar el diseño original dañado por el pecado. Cristo es el señor que con su mano poderosa recrea al hombre pecador, devolviéndole la dignidad de Hijo de Dios, devolviéndole la capacidad de alabar a Dios con su vida y con sus labios.

Si al ser creado el hombre, la Escritura indica que estaba muy bien hecho; ahora con Jesucristo que nos restaura exclama: ¡Qué bien lo hace todo!.



Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz