Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 14:15-18.21


En aquel tiempo, uno de los que estaba sentado a la mesa con Jesús le dijo: “Dichoso aquel que participe en el banquete del Reino de Dios”. Entonces Jesús le dijo: “Un hombre preparó un gran banquete y convidó a muchas personas. Cuando llegó la hora del banquete, mandó un criado suyo a avisarles a los invitados que vinieran, porque ya todo estaba listo. Pero todos, sin excepción, comenzaron a disculparse.

Volvió el criado y le contó todo al amo. Entonces el señor se enojó y le dijo al criado: ‘Sal corriendo a las plazas y a las calles de la ciudad y trae a mi casa a los pobres, a los lisiados, a los ciegos y a los cojos‘ ”.

Palabra del Señor.

Comentario de Luis Germán Alpuche San Miguel,

del Oratorio de San Felipe Neri.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


La invitación a este banquete de comunión con Dios es hoy, no para un mañana que no sabemos si viviremos. Todo está listo.

El problema es que estamos tan ocupados en diversos asuntos, la mayoría de ellos legítimos, que no tenemos tiempo para asistir al banquete de amor que Dios quiere servirnos. Cuando Dios nos convoca a la asamblea cristiana, a su Iglesia, porque ha preparado un banquete eucarístico para nosotros, la respuesta general es una disculpa por razones en apariencia más importantes que este banquete.

No perdamos de vista que la no asistencia a un banquete significa por una parte que tenemos cosas más importantes que ese banquete y al mismo tiempo más importantes que la comunión con quien nos invita. Este banquete lo organiza Dios para ti y a quien se desprecia es al mismo Dios, por no asistir al banquete de bodas de su hijo Jesús y su Iglesia.

¿Cuáles son tus disculpas?. Solo enumero algunas, tal vez una sea la tuya: la familia porque tengo que estar con ellos el poco tiempo libre que tengo, el trabajo porque la situación económica está difícil, los hijos no tengo con quien dejarlos, los estudios sino me reprueban, el descanso porque he tenido mucho trabajo. ¿Cuál es tu disculpa para despreciar la invitación de Dios a seguirlo y participar de su banquete?.



Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz