Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 20: 1-7

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos esta parábola:

El Reino de los cielos es semejante a un propietario que, al amanecer, salió a contratar trabajadores para su viña. Después de quedar con ellos en pagarles un denario por día, los mandó a su viña. Salió otra vez a media mañana, vio a unos que estaban ociosos en la plaza y les dijo: “Vayan también ustedes a mi viña y les pagaré lo que sea justo”. Salió de nuevo a mediodía y a media tarde e hizo la mismo. Por último, salió también al caer la tarde y encontró todavía otros que estaban en la plaza y les dijo: “¿Por qué han estado aquí todo el día sin trabajar?”. Ellos le respondieron: “Porque nadie nos ha contratado”. El les dijo: “Vayan también ustedes a mi viña”.

Palabra del Señor.


Tú has sido llamado desde pequeño a trabajar en la viña del Señor. Ciertamente unos son llamados desde niños, otros en su juventud, otros en su vida adulta y algunos más en la plena madurez, pero estamos llamados por Dios a trabajar en su viña. Esto quiere decir que como cristianos tenemos una misión concreta: transformar todo lo que tiene este mundo para gloria de Dios.

Para algunos su misión es educar y cuidar de sus hijos, otros de realizar su mejor trabajo y esfuerzo en la fábrica o la oficina, otros transmitiendo valores cristianos y conocimientos a sus alumnos, otros esforzándose por crear fuentes de empleo y abrir mercados a sus productos, algunos más han recibido la misión de administrar la justicia sabiendo que Dios juzgará sus acciones.

Toda nuestra sociedad ha de estar encaminada a glorificar a Dios. Cuando uno de nosotros no cumple la misión donde Dios lo ha puesto sino que se dedica a perder el tiempo en la televisión, juegos, pereza o chismes, no está realizando su quehacer como cristiano. ¿Cómo espera recibir la recompensa del Señor al final de su vida si no hizo lo que tenía que hacer?

Es por eso que la palabra de hoy te llama a trabajar seriamente en la viña de Dios y puedas recibir el premio merecido: la vida eterna. Tú sabes lo que Dios está esperando de ti.


GERMÁN ALPUCHE SAN MIGUEL

« EL EVANGELIO DE HOY »

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz