Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 8:1-3

En aquel tiempo, Jesús comenzó a recorrer ciudades y poblados predicando la buena nueva del Reino de Dios. Lo acompañaban los Doce y algunas mujeres que habían sido libradas de espíritus malignos y curadas de varias enfermedades. Entre ellas iban María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, el administrador de Herodes; Susana y otras muchas, que los ayudaban con sus propios bienes.

Palabra del Señor.


¿Por qué algunas personas siguen a Jesús y a su Iglesia representada por los Doce? ¿Será acaso que no tienen nada que hacer para poder estar cerca de la religión?.

Estas preguntas están latentes en muchas personas, pues su misma lejanía del cristianismo les hace no tener clara visión de los motivos por los cuales jóvenes y adultos comprometen su tiempo, su trabajo y hasta a su familia por estar cerca de la Iglesia.

La respuesta está en los mismos motivos por los cuales estas mujeres junto con los apóstoles seguían a Jesús, porque habían experimentado la fuerza de Dios en su vida, fueron testigos del poder de Jesús que los liberaba de sus pecados, le daba un auténtico sentido a su vivir, devolvía la paz y el gozo a su interior, y había expulsado de su corazón a tantos demonios que muchas veces sumen en la amargura a los hombres. Demonios de egoísmo, la lujuria, avaricia, pereza, soberbia, gula, ira, etc.

Solamente aquel que auténticamente se ha encontrado con Jesús en su Iglesia lo puede seguir. Muchos saben que Jesús existe, han oído hablar de él, tienen una cierta práctica religiosa, son gente buena que no le hace mal a nadie, pero tal vez no se han encontrado con el.

La palabra es clara, aquel que realmente se encuentra con Jesús lo sigue poniendo todo lo que representa su vida a su servicio, porque se ha sentido amado y perdonado por Dios por eso lo puede amar entregándole todo su ser. ¿Tú te has encontrado con el o solo has oído hablar de su divinidad?



Germán Alpuche San Miguel

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.



Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz