El duelo entre Acereros de Pittsburgh (4-2) y Patriotas de Nueva Inglaterra (5-1), a disputarse este domingo en el Heinz Field, se robará los reflectores en la séptima semana de acción de la temporada 2016 de la llamada Liga Nacional de Futbol Americano (NFL).

Con un Acereros disminuido debido a la ausencia por lesión del mariscal de campo Ben Roethlisberger, Patriotas llegará en calidad de favorito a pesar de que tendrá que jugar en el feudo “metalero”, donde Pittsburgh se encuentra invicto esta temporada, aunque de la mano del “Big Ben”.

Nueva Inglaterra, por el contrario, se encuentra a la alza desde el regreso de Tom Brady, quien pasó suspendido las primeras cuatro semanas de la temporada, y que desde entonces ha ligado dos victorias sobre otros dos equipos de la División Norte de la Conferencia Americana (AFC): Cafés de Cleveland y Bengalíes de Cincinnati.

Con Roethlisberger entre algodones, por la lesión en la rodilla que sufrió en el juego del pasado domingo ante los Delfines de Miami, que perdió por inesperado 15-30, será responsabilidad del pasador de cuarto año, Landry Jones, sacar adelante a los pupilos de Mike Tomlin, ante el rival más peligroso en la AFC de la NFL.

Los “Pats” de Bill Belichick, en contraparte, recibieron una estupenda noticia cuando el estelar ala cerrada Rob Gronkowski fue retirado de la lista de lesionados, por el problema en un tendón de la corva que lo tuvo fuera de acción las seis primeras fechas, y se espera pueda saltar a la grama del Heinz Field.

Así, aunque la ofensiva “metalera” es la novena mejor de la Liga, la ausencia de Roethlisberger la deja parada en terreno peligroso, ante una defensiva que en el papel es la número 13, pero que es conocida por apretar cuando se le necesita para permitirle a su ofensiva hacer su trabajo.


Agencias