Sus peculiares arrugas son el resultado de una vida llena de experiencias, su cabello color plata los hace únicos e irrepetibles, pero su amor, es el tesoro más valioso en nuestras vidas, ellos son nuestros abuelitos, esos maravillosos ángeles que Dios nos envió para consentirnos, protegernos y llenar nuestros días de alegría.

Este día los celebramos como ellos se merecen, haciéndoles saber que sus ejemplos no serán en balde, que su amor y sus besos son ese apapacho al corazón, que cuando estamos con ellos nos sentimos protegidos, muy queridos; que siempre estaremos ahí para escuchar sus historias, aquellas que cada día nos gustan más y jamás nos cansaremos de escuchalos.

Hoy es un día importante para aquellos ángeles que siempre están dispuestos a escuchar, aconsejar y brindarnos su cariño incondicional. Gracias a ellos los regaños de nuestros padres resultan menos severos, los dulces son mucho más ricos y el juego de la vida, se hace más divertido.

Así que, si aún los tenemos a nuestro lado debemos quererlos, adorarlos y respetarlos.

¡Feliz día abuelos!

 

RICHI VILORIA/EL MUNDO DE ORIZABA