Ciudad de México .- El Paseo de la Reforma se pintó con todos los colores del arcoiris.

Miles de activistas y personas de la comunidad homosexual marchan este sábado del Ángel de la Independencia al Zócalo capitalino.

El motivo principal de esta edición 38 de la marcha del Orgullo Lésbico Gay es reconocer a las familias diversas, exigir el matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo, así como para repudiar la homofobia en todas sus formas.

También es para manifestarse en contra de los crímenes de odio perpetrados contra personas por sus preferencias sexuales, tal como pasó con los hechos ocurridos en Orlando, donde fueron asesinados 50 miembros de la comunidad homosexual.

"Esta es una marcha muy importante porque a partir de ahora tendremos que hacer una unión muy fuerte de todos como colectivo LGBT para hacer que la iniciativa de nuestro Presidente pase y pueda haber matrimonio igualitario en toda la República mexicana", expresó Felipe Nájera, activista de la Organización de Familias Diversas, en un mensaje antes de iniciar la marcha.

"Tenemos que unirnos contra algunas de las personalidades de la Iglesia que están en contra de nuestro derecho, algunas personalidades políticas que están en contra de nuestro derecho para exigir que lo que la Suprema Corte de Justicia ya dictaminó, se lleve a cabo".

Jan Jarab representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, detalló que para erradicar la homofobia, se debe desarrollar una cultura del diálogo y tolerancia.

"Como sabemos, la ignorancia alimenta a la discriminación, entonces hay que cultivar y desarrollar una cultura del diálogo en la sociedad", dijo.

Esta marcha se da a 42 días de la iniciativa presentada por el Presidente Enrique Peña Nieto de volver un derecho constitucional el matrimonio igualitario entre personas de un mismo sexo, lo cual fue criticado duramente por sectores conservadores de la sociedad, principalmente la Iglesia.

Incluso, hubo quienes atribuyeron a esa iniciativa la derrota del PRI en siete estados en los pasados comicios del 5 de junio, debido a que hubo regiones donde obispos y curas hicieron un llamado al voto de castigo.

También se da en un contexto donde se han presentado crímenes contra la comunidad homosexual, como pasó en un bar gay en Xalapa o en Orlando, Florida.

El ambiente que prevalece en la movilización es de fiesta: hay familias, marionetas gigantes, hombres con pelucas de colores y disfrazados de vaqueros o heroínas y mujeres que muestran su orgullo agarradas de la mano.

La música también está presente, pues además de los cantos y consignas de los manifestantes, se realizan conciertos por parte de iconos de la comunidad gay, como Carmen Campuzano.

La movilización está encabezada por familias diversas de la comunidad gay, seguidos por activistas vestidos de blanco a manera de protesta por los atentados de Xalapa y Orlando.

Detrás de ellos siguen representantes de embajadas, de derechos humanos, de organizaciones, de personas con VIH/Sida y militantes gays de partidos políticos.

En la marcha también participan figuras públicas como las embajadoras Roberta Jacobson y Pierre Alaire, de Estados Unidos y Canadá, respectivamente.

La movilización cuenta con el apoyo del Presidente Enrique Peña Nieto; del Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, y el Jefe de la Delegación Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, quienes en Twitter hicieron un llamado a la tolerancia hacia la diversidad sexual.

Debido a la marcha se realizaron cierres viales en Paseo de la Reforma por parte de agentes de Tránsito.

Reforma