Ciudad de México.- La mala atención médica de un niño que fue víctima de "bullying" en una escuela de Jalisco derivó en su muerte, por lo que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dirigió la Recomendación 36/2016 al director del IMSS, Mikel Arriola.

También fue dirigida al Gobernador Aristóteles Sandoval, al encontrar el desinterés de los profesores ante el acoso escolar, que permitió que éste escalara.

El niño de 7 años dejó de comer luego que fuera agredido el 19 de febrero de 2013, en la primaria de la comunidad de San Antonio, por lo que al día siguiente ingresó de urgencias al Hospital General de Zona 7 (HGZ-7), ubicado en Lagos de Moreno.

Ahí le diagnosticaron "gastroenteritis probablemente infecciosa" y le recetaron antibióticos; sin embargo, un día después, el 21 de febrero, en el mismo nosocomio le diagnosticaron "síndrome de ansiedad" y le prescribieron un ansiolítico.

El mismo día 21, el niño ingresó por tercera ocasión al hospital, pero en esa ocasión sufrió un primer paro cardiaco que pudo ser atendido, tras lo cual lo trasladaron a la Unidad Médica de Atención Especializada (UMAE) en el Hospital de Pediatría en el Centro Médico Nacional de Occidente, en Guadalajara.

En la UMAE permaneció internado hasta que falleció, el 9 de marzo, luego que sufriera un sexto ataque cardiaco que resultó fatal.

"Una vez concluida su investigación, la CNDH tuvo evidencias de irregularidades que permiten acreditar la inadecuada atención médica por parte del personal médico adscrito al HGZ-7 y la UMAE que impidieron garantizar con efectividad al niño el derecho a la protección a la salud, que trajo como consecuencia la pérdida de la vida", sentenció la CNDH.

REFORMA/Foto: CUARTOSCURO