Santiago de Anaya, Hidalgo.- El titular de Desarrollo Social, José Antonio Meade, acusó que existe mala leche en las críticas a Liconsa; en tanto, el Presidente Enrique Peña reprochó que se destaquen más las "malas noticias".

REFORMA publicó esta semana quejas de ganaderos, quienes acusan a Liconsa de importar leche a sobreprecio y de afectar así la industria nacional.

"Se necesita de veras muy mala leche para criticar a Liconsa y el trabajo que está haciendo para llevar la mejor leche a todas las comunidades", dijo el Secretario en una gira encabezada por el Mandatario en Hidalgo.

"Este evento, señor, no sería igual hace tres años porque no había leche Liconsa en las comunidades rurales, porque no había el programa de un peso en los 150 municipios más pobres del País", presumió.

En su turno, tras hacer un recuento de los alcances de la red de tiendas Diconsa y la distribución de leche Liconsa en el País, el Presidente Peña criticó que no se difundan más las buenas noticias.

"A veces nos quedamos muy marcados con las malas noticias, que pareciera fueran comunes o fueran las que a veces más se destacaran", señaló el Mandatario.

"Se olvidan y se dejan de lado las buenas noticias, que mucho cuentan, que impactan positivamente en la vida cotidiana de las familias mexicanas".

En su exposición resaltó también la generación de 2 millones de empleos durante su Administración, así como la reciente disminución en la tarifa de gas LP derivada de la reforma energética, lo que beneficiará a unos 90 millones de consumidores.

Por ello, insistió, hay que aquilatar las buenas noticias.

"Pareciera que, cuando se incrementa algún servicio, se vuelve nota de todos los días y, cuando hay una mejor prestación o una caída en el precio de ese servicio, se vuelve nota de sólo unos minutos y a veces de un solo día", planteó.

"Éstos son los esfuerzos que se están realizando (...) y, aunque a veces nos inundan o nos quieren inundar con malas noticias, las buenas noticias cuentan y cuentan mucho, cambian la vida de muchas familias mexicanas".

El planteamiento del Presidente se da en medio del nuevo escándalo por el departamento de su esposa, Angélica Rivera, en Miami, cuyo predial fue cubierto por el empresario Ricardo Pierdant.

REFORMA/Foto: REFORMA