Ciudad de México.- El asesinato de un trabajador de la UNAM, José Jaime Barrera Moreno, se perfila como una venganza, ya que el atacante no hurtó sus pertenencias.

Aunque un grupo extremista denominado Individualistas Tendiendo a los Salvaje (ITS) se adjudicó el crimen, la Procuraduría General de Justicia capitalina indaga amenazas de personas que laboraron con la víctima e incluso sus conocidos de la Colonia Santo Domingo.

Según la indagatoria CI-FCY/COY-1/UI-I/CD/1122/06-2016, el jefe de servicios de la Facultad de Química había recibido amagos antes de ser asesinado.

Uno presuntamente provino de los hijos de una trabajadora que, por señalamiento de Barrera Moreno, fue acusada de robar objetos del laboratorio de la facultad.

Otro surgió por un enfrentamiento verbal que tuvo con vecinos, según manifestaron testigos ante el Ministerio Público.

La víctima fue encontrada sin vida la noche del lunes dentro de Ciudad Universitaria, bajo un puente cerca de la Facultad de Química.

La Procuraduría local también tomó conocimiento de la atribución que hizo el grupo radical ITS a través de un comunicado publicado en un blog; la agrupación afirmó que fueron simpatizantes quienes lo ultimaron.

Reforma

Foto Reforma: De acuerdo con empleados de la UNAM, en el puente donde asesinaron al jefe de servicios de la Facultad de Química los asaltos con violencia son constantes.