Ciudad de México.- Autoridades de Hong Kong en China notificaron a las autoridades mexicanas el retorno de un cargamento ilegal de 21.6 toneladas de desechos electrónicos, el cual arribó al Puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, el 1 de noviembre.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó ayer, en un comunicado, que inició los procedimientos administrativos en contra de los responsables de un cargamento ilegal exportado de México a Hong Kong que contenía 21.6 toneladas de desechos electrónicos, considerados como residuos peligrosos por el Convenio de Basilea, del que México es signatario.

El pasado 31 de octubre, expuso, autoridades de Hong Kong en China notificaron a México sobre la identificación de un buque que contenía el cargamento ilegal, por lo que fue retornado por las autoridades del país asiático.

Inspectores de la Profepa, con el apoyo de la autoridad aduanera, inmovilizaron el contenedor y certificaron que se trataba de desechos electrónicos, considerados como residuos peligrosos por el Convenio de Basilea, del que México es signatario.

El contenedor transportaba piezas de desechos de computadoras y baterías usadas, que en total suman 21.6 toneladas de desechos electrónicos que, aunque se tenía la documentación que amparaba el cargamento, ésta señalaba que la mercancía se trataba de chatarra de metal y plástico.

La exportación, señala el acta levantada por los inspectores de Puertos, Aeropuertos y Fronteras de la Profepa, se realizó sin la autorización correspondiente de la autoridad ambiental y sin consentimiento previo de Hong Kong, China, como lo establece la "Convención de Basilea sobre el control de los movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos y su eliminación", de la que México y Hong Kong China forman parte.

Cabe destacar que los residuos de aparatos electrónicos pueden representar riesgos para la salud humana y para el ambiente, por contener metales pesados y algunos compuestos orgánicos, sobre todo si no se manejan adecuadamente.

El Código Penal Federal señala en su artículo 414, que se castigará con la pena de uno a nueve años de prisión, y de 300 a 3 mil días de multa o su equivalente, al que ilícitamente, o sin aplicar las medidas de prevención o seguridad, realice actividades de producción, almacenamiento, tráfico, importación o exportación, transporte, abandono, desecho, descarga, o realice cualquier otra actividad con sustancias consideradas peligrosas.

REFORMA/Foto: REFORMA