Washington, EU.- Donald Trump prometió ayer deportar, inmediatamente después de tomar posesión como Presidente de EU el 20 de enero, hasta a 3 millones de indocumentados con antecedentes penales.

"Lo que vamos a hacer es atrapar a gente que son criminales y tienen antecedentes penales, miembros de pandillas, traficantes de drogas, de los que hay muchos, probablemente 2 millones, o podrían ser hasta 3 millones", dijo en el programa 60 Minutes de la cadena CBS.

Esa cifra sería mayor a la de deportados durante los ocho años de mandato de Barack Obama.

Desde 2008, han sido expulsados 2.4 millones de sin papeles, un millón de los cuales tenía algún historial penal, según datos del Departamento de Seguridad Interior.

Sin embargo, sólo 820 mil de los poco más de 11 millones de indocumentados que viven en EU tendrían algún antecedente criminal, según el Migration Policy Institute.

De ellos, 520 mil fueron sentenciados por delitos menores como quejas por alborotos en vía pública o conducir alcoholizado.

Sobre los indocumentados que no tienen antecedentes penales, Trump dijo que su futuro sería determinado tras sellar la frontera con México.

Agregó que parte del muro que ha prometido construir podría sustituirse por bardas.

También aseguró que renunciaría a percibir el sueldo presidencial de 400 mil dólares al año.

En tanto, la Cancillería mexicana ordenó a sus cónsules en EU transmitir serenidad y calma a los connacionales.

REFORMA/Foto: EFE