"Coco", la más reciente película de Disney Pixar, es una historia de amor a México a través de una de sus tradiciones más conocidas, el Día de Muertos, y también una reivindicación de la comunidad latina y su creatividad, afirmaron sus creadores.

"Hemos pasado los últimos seis años haciendo esta película, viajando por México y aprendiendo a amar este país. Y hemos tratado de inyectar todo el amor y pasión en la película", dijo en una rueda de prensa en la Ciudad de México el director de la cinta, Lee Unkrich.

"Coco" es la historia de un niño de 12 años llamado Miguel cuyo sueño es llegar a ser un gran músico, como su ídolo Ernesto de la Cruz, a pesar de que su familia tiene prohibido el contacto con la música.

Con la voluntad de demostrar su talento, Miguel inicia un viaje que le llevará a la Tierra de los Muertos hasta desvelar la verdad que se esconde detrás de su historia familiar.

La película se gestó mucho antes del arribo de Donald Trump a la Casa Blanca, pero hoy Unkrich recordó que, en el "clima político" actual, es un "honor" para el estudio "traer algo de positivismo".

"Coco", la más reciente película de Disney Pixar, es una historia de amor a México a través de una de sus tradiciones más conocidas, el Día de Muertos, y también una reivindicación de la comunidad latina y su creatividad, afirmaron sus creadores.

"Hemos pasado los últimos seis años haciendo esta película, viajando por México y aprendiendo a amar este país. Y hemos tratado de inyectar todo el amor y pasión en la película", dijo en una rueda de prensa en la Ciudad de México el director de la cinta, Lee Unkrich.

"Coco" es la historia de un niño de 12 años llamado Miguel cuyo sueño es llegar a ser un gran músico, como su ídolo Ernesto de la Cruz, a pesar de que su familia tiene prohibido el contacto con la música.

Con la voluntad de demostrar su talento, Miguel inicia un viaje que le llevará a la Tierra de los Muertos hasta desvelar la verdad que se esconde detrás de su historia familiar.

La película se gestó mucho antes del arribo de Donald Trump a la Casa Blanca, pero hoy Unkrich recordó que, en el "clima político" actual, es un "honor" para el estudio "traer algo de positivismo".