Monterrey, NL.- Su gran éxito "El Palomito" de Los Cadetes de Linares se escuchó en el último recorrido que Lupe Tijerina hizo por las principales calles de Monterrey.

Una carroza con los restos del acordeonista, quien es considerado un pilar de la música norteña, encabezó el cortejo fúnebre al que se unieron familiares, amigos y público admirador del grupero.

Dos elementos de Tránsito de Monterrey, además de cinco elementos del Escuadrón de Motociclistas lo acompañaron en el trayecto.

La siguiente parada del cortejo será la Plaza de Linares, tierra donde es muy querido también, por lo que se le rendirá un homenaje para después trasladarlo a Los Ramones.

Los restos de Guadalupe Fidencio Tijerina Peña descansarán en su rancho Bonanza, ubicado en el Municipio de Los Ramones, cumpliéndose así su última voluntad.

El acordeonista de Los Cadetes de Linares murió a los 68 años la madrugada del martes, tras sufrir un paro cardiaco durante una presentación en San Luis Potosí.

Reforma/Foto: Reforma