Entre lluvia, tráfico y la indiferencia de los peatones, la tarde del martes transcurría de lo más normal para el estandopero Álex Fernández, quien jamás imaginó que, en una calle de Polanco, uno de sus ídolos estaba a punto de darle un consejo de vida.

El comediante fue uno de los suertudos que se encontraron a Charlie Sheen fuera de un restaurante, así que se fotografió y hasta cruzó algunas palabras con el actor.

“Quisiera decir que estábamos en una fiesta descontrolándonos él y yo, pero no. La verdad es que estaba yo caminando por la calle y me lo topé en una esquina. Le dije que era un tipazo, que cómo estaba, que me encantaba conocerlo. todo en inglés.

“Varias personas se estaban tomando fotos con él y aproveché para hacer lo propio. Fue un encuentro que duró apenas dos minutos, pero siempre diré que, en realidad, me estaba echando con él unos martinis”, bromea Fernández, en entrevista.

Sin embargo, más allá de la foto con quien protagonizó Two and a Half Men, el estandopero atesoró mucho más las palabras que recibió del neoyorquino, de 50 años.

“Le pedí rápido que me aconsejara algo de la vida o una recomendación para mi carrera, y me dijo en inglés: ‘Don’t fuck shit up’, que es como ‘no la cagues’. Fue lo único que me dijo.

“Son unas palabras que, honestamente, valoré muchísimo. Es muy distinto que Charlie Sheen te diga que no la cagues a cuando te lo dice tu mamá. ¡Sí lo entiendes!”.

Fernández lleva tres años haciendo stand up de manera profesional y es una de las caras más conocidas de la barra humorística de Comedy Central.

“Aunque algunas cosas que han visto en Comedy Central forman parte del show, la verdad es que en vivo el set va madurando y añado nuevas cosas”.


II Reforma