El fenómeno del K-POP tiene mucho más tiempo de lo que puedes imaginarte y el boom que consiguió el cantante Psy con el tema viral “Gangnam Style” fue sólo una mínima parte de lo que representa la escena pop de Corea del Sur.

Desde mediados de los 90, la música, el cine y la televisión comenzaron a crecer con miras a expandirse de manera global y alcanzar públicos en todos los continentes.

Ahora, con la proliferación de grupos y solistas con looks de vanguardia, shows con súper producciones y contagiosos ritmos, el K-POP es el mejor ejemplo de entretenimiento en la era digital.

“El K-POP es un pop altamente energético y con muchas capas que mezcla y adapta diferentes elementos sin prejuicios.

“Emplea a algunos de los mejores productores y compositores y posee grandiosas coreografías y toda la maquinaria del show business”, explica Mark James Russell, autor del libro “KPOP NOW! La Revolución Musical Coreana”.

Aunque es una poderosa herramienta para que el mundo conozca a Corea del Sur, al gobierno del aquel país no le agrada mucho el género.

“Por tradición, el gobierno ha desdeñado la cultura pop, incluso ha sido hostil. Pero después de que Psy lanzó el ‘Gangnam Style’, se dio cuenta de su poder internacional. Así que ahora actúa como si siempre los hubiera apoyado”, analiza.


¿Qué hizo posible el boom del K-POP?

Corea tenía internet de banda ancha en todas partes desde hace mucho tiempo, así que compartir archivos en línea destruyó el mercado coreano del CD de una peor manera y más rápido que en cualquier otra parte.

Las disqueras tuvieron que adaptarse y encontrar formas de hacer dinero en la era de internet. La necesidad los volvió expertos en el marketing digital y el pop estuvo siempre en primer plano.


¿Por qué el K-POP, como industria, vuelve locos a los jóvenes?

El mercado musical coreano es pequeño, por eso, las disqueras se sienten presionadas para triunfar fuera de su región. Desde la década de los 90, los principales ‘mogules’ piensan deliberadamente en la exportación.


II AGENCIAS