México.- Cantar ópera es como realizar un ejercicio en el que hay que dar el "100 %" de la voz, pero interpretar música popular requiere otra cosa diferente, conseguir llevar la "máxima emoción" a los espectadores, asegura el tenor mexicano Fernando de la Mora.

La ópera es "como hacer cualquier ejercicio de deporte a la máxima expresión, intentar romper siempre con un récord, y la música popular no tiene nada que ver con eso, lo importante es la emoción", afirma el cantante en una entrevista con Efe.

De la Mora (Ciudad de México, 1958) celebrará el próximo 25 de noviembre en la capital el concierto "Compartiendo vida en Navidad", cuyos beneficios irán destinados a la lucha contra la leucemia infantil.

Con el repertorio, compuesto por temas conocidos como "O Holy Night" y "Blanca Navidad", buscará "hacer sensible" el corazón de los asistentes y "seguir emocionando".

El tenor, quien ha compaginado a lo largo de su carrera sus papeles en óperas como "Tosca" y "Fausto" con la interpretación de música popular mexicana, afirma que lo que ha pretendido siempre es "hacer que prevalezca la buena música e intentar llevarla a las nuevas generaciones lo más posible".

Entre aquellos que lo han conseguido destaca el ejemplo de Luciano Pavarotti, José Carreras y Plácido Domingo, quienes con los conciertos de "Los Tres Tenores" lograron que mucha gente conociera un género "al que no hubieran tenido oportunidad" de llegar, y que se familiarizaran con piezas como "Nesum dorma" y "La donna è mobile".

Afortunadamente, ya "pasó de moda" la actitud purista con la que fueron criticados, en ocasiones puntuales, estos tres exponentes de la ópera, diciendo que "habían prostituido la música clásica", resalta.

De la Mora recuerda que en los noventa los tenores llegaron a ser "los artistas más populares del momento", al nivel de Michael Jackson y Madonna.

El intérprete sigue creyendo que "es importante regrabar o recantar en conciertos populares masivos canciones de autores que ya tienen 50 años de muertos", como es el caso de la compositora mexicana María Grever.

A la lista también agrega a Jorge Negrete, Pedro Infante -de quien señala que su "emoción" fue única- o Gonzalo Curiel. De este último, avanza el cantante, realizará un disco el próximo año.

El mexicano remarca que lo comercial "no es un factor": "Canto lo que me gusta, no lo que se vende. Creo que lo que se vende es lo que haces bien, y esa es mi filosofía".

"Se venda o no se venda", hay que trabajar por "salvar esas canciones que están en la fila del olvido y tienen toda la calidad y estructura de una gran canción", afirma De la Mora, quien se ha presentado en escenarios emblemáticos como la Metropolitan Opera de Nueva York o la Ópera de Viena.

En el concierto "Compartiendo vida en Navidad", que reunirá fondos para la Fundación Comparte Vida, estará acompañado de la soprano Bárbara Padilla, quien además es sobreviviente de cáncer, por lo que "puede platicar en vivo" lo que significa la enfermedad.

El Palacio de Bellas Artes, un lugar que considera como su casa porque allí hizo su debut con un personaje protagónico en 1986, será el lugar en el que se desarrolle el evento, en el que intentarán demostrar al público que "cada peso que gasten por esta causa va destinado a salvar una vida".

El tenor defiende que es "importante" que la gente conozca la utilidad de "formar parte de un banco de información genética", dado que entre más gente inscrita haya, "mayor es la posibilidad de encontrar un donante para aquella persona que lo requiera".

EFE

Foto: EFE