En “Conversando con mamá”, el pasado viernes 27 de octubre en el Teatro Ingenio de Los Mochis, Sinaloa, sus protagonistas Jesús Ochoa y Queta Lavat dieron una estupenda actuación que les ganó el aplauso de pie de los espectadores al término de su presentación, que tanto ofreció risas como momentos de reflexión.

Y es que, con sus respectivos personajes, se ven reflejadas varias situaciones que han tenido en su vida personal, algo que los hace tener escalofríos cada vez que suben al escenario. “Imagínate, vivimos en cada función un maremágnum de emociones, espero que también lo tenga el público que nos ve; el que no sienta nada es que de plano ¡no tiene madre!”, comentó Jesús Ochoa al ser entrevistado en su camerino.

Desafortunadamente, la señora Queta Lavat –colega de Ochoa en la popular “Hotel de los secretos”-- estuvo indispuesta para platicar sobre la experiencia que ha tenido con este personaje, una dama octogenaria que un día, al recibir a su hijo cincuentón, le revela que tiene que vender el apartamento donde ella vive su vejez con dignidad, porque ha sido despedido de su empleo y tiene fuertes problemas económicos. A partir de ese momento se desarrolla esta tierna historia de Santiago Carlos Oves, basada en el filme homónimo argentino que recibió varios premios internacionales, ahora producida para el teatro en México por prolífico Rubén Lara.

“Pues sí, ya viste a Queta que tuvo que salir del escenario en silla de ruedas. A sus 88 años como que el trabajo es fuerte para ella. A edad no es nada fácil, sobre todo ahora que tenemos que ir de ciudad en ciudad, y ofrecer dos funciones. Nada fácil”, agregó el actor de origen sonorense, quien es la segunda ocasión que trabaja con la señora Queta, toda una institución en la TV, en escena y en la pantalla grande, donde compartió créditos con grandes e inolvidables figuras de la época de oro.

Jesús Ochoa comentó que el productor Lara le propuso a varias actrices para que hicieran el papel de su madre, pero él le insistió que sólo Queta Lavat tenía esa conexión que pudiera fascinar al espectador. “Cuando la conocí en “El hotel de los secretos” de inmediato me di cuenta que era una gran actriz y que pelearía por trabajar de nuevo con ella y aquí estamos”, destacó el actor, agregando que “todavía nos falta mucho por recorrer; tenemos presentaciones para todo lo que resta del año en varias ciudades del país, para empezar el año con funciones en la Ciudad de México” (calculó que podrían venir a provincia en enero).

Para despedirse, Ochoa dijo que tiene varios proyectos en puerta, pero se los reservó ya que no puede platicar sobre ellos, primeramente tiene que terminar el compromiso con esta puesta en escena y luego decidirá qué hacer.



Roberto Arce/colaboración