Un impresionante despliegue de tecnología, luces, pirotecnia y sonido fue lo que acompañó y sorprendió a unos 80 mil espectadores que asistieron la noche del sábado al concierto de Paul McCartney que continúa su gira One-on-one, esta vez, en el Estadio Azteca de la Ciudad de México.

Con un repertorio que incluyó piezas clásicas de Los Beatles y lo más representativo de su obra como solista, Paul McCartney consintió a una enorme cantidad de fans de todas las edades y consolidó a México como un país que sigue idolatrando a los Fab Four.

Los asistentes que compartía sus impresiones dejaba ver que igual venían al Azteca desde Tijuana, Querétaro, Guadalajara, Veracruz y el extranjero.

Antes de saludar, Macca arrancó con la clásica beatle “A hard day's night” y continuó con “Save us” para después finalmente dirigirse en español con un mensaje ya conocido por quienes han asistido a sus conciertos “Hola México”.

Después, la escandalera no cesó, sobre todo cuando cantó piezas que no había presentado en público como “Love me do”, uno de sus primeros éxitos con el grupo The Beatles.

No faltaron piezas como "Maybe I'm Amazed" que anunció al grito de “¡Fuerza México!”,

"We Can Work It Out", "And I Love Her", "Blackbird", "Lady Madonna" e hizo recordar a Ringo Starr con "I Wanna Be Your Man".

Después saltó a los tiempos más exitosos interpretando "Being For The Benefit Of Mr Kite" y dedicó dos piezas con los que recordó a su “carnal” John Lennon y su “cuate” George Harrison con “Héroe today” y "Something", respectivamente.

Todas las menciones en español de Paul levantaban el alarido de los miles que asistían al Coloso de Santa Úrsula y que en más de un caso lo habían visto en alguna de sus cuatro visitas anteriores.

Como en otras ocasiones, la pirotecnia iluminó el asombro de los asistentes cuando interpretó “Live and let die” que dejó extasiados a sus fanáticos.

“Beatleó" también con A Day In The Life" que mezcló con la lennoniana "Give Peace A Chance" y puso a tararear a todos con "Ob-La-Di, Ob-La-Da", "Band on the Run", "Back in the U.S.S.R." y "Let It Be".

"Hey Jude" fue su primer final para dar paso al encore solo en la guitarra con "Yesterday" y finalizó con las roqueras beatle "Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band” en su versión reprise, "Helter Skelter", "Birthday" con la que hizo bailar en el escenario a cuatro cumpleañeras y remató con el popurrí final del álbum Abbey Road "Golden Slumbers"/"Carry That Weight"/"The End".

Fueron al final 37 piezas las que hicieron retumbar al Azteca y que dejó satisfechos a decenas de Miles que mantienen un inexplicable amor por Paul y Los Beatles.

Juan Carlos Cortés S.

Enviado