Por sus fans, lo que sea, incluso soportar lesiones, ensayos exhaustivos y dolores de cabeza por una que otra coreografía que no recuerdan del todo o que de plano se tienen que aprender de nuevo.

Eso es lo que han hecho los integrantes Magneto y Mercurio para ofrecer espectáculos de calidad en su gira, que incluye el Auditorio Nacional, recinto que el próximo 13 de agosto los verá nuevamente bailar en escena.

“En el concierto pasado que tuvimos en el Auditorio Nacional, hay unas tarimas, ahí empezamos el concierto, bajamos de uno en uno, ahí salto, y en el salto me fregué la rodilla, como por la cuarta canción me tuvieron que inyectar, me infiltraron para seguir... por la edad y todo eso.

“Si preguntaban si es lo mismo los tres mosqueteros que 20 años después, pues no, no lo es”, contó Rodrigo, de Mercurio.

Incluso, pese a que acostumbran ejercitarse, los ensayos para alistar el show fueron extenuantes y también las presentaciones que ofrecen.

“El ritmo del baile es completamente diferente y la intensidad también. Incluso algunos corren maratones, pero aquí tienes que darle energía a la gente que te está escuchando, eso se va ganando con el tiempo, pero de veras termina uno molido, muerto”, explicó Tono, de Magneto.

Además de los retos físicos, en los ensayos se llevaron varios regaños porque hubo una coreografía en particular que vaya que les dio dolores de cabeza.

“A los dos grupos nos costó mucho trabajo ‘Suena Tremendo’. Era una coreografía nueva, no era complicada, pero no nos podíamos acordar, siempre que la hacíamos era volver a montarla, recordar los pasos”, contó Alan, de Magneto.

“Nos costó a los 10, nos regañaba el coreógrafo todo el día. Fue parte de divertirnos mucho en todos los ensayos con el coreógrafo, pero sí nos ponía unas regañizas buenas”, agregó Tono.

Para la próxima presentación quisieran tener un invitado especial, pero los cantantes prefirieron reservarse el nombre para los fans que acudan a verlos el 13 de agosto en el Auditorio Nacional.

“Estamos en eso, no queremos adelantar, pero sí nos gustaría tener un invitado especial, que haya sido importante en la década de los 80 y los 90”, compartió Elías Chiprut, de Mercurio.

Reforma