II EFE


Sylvester Stallone y Rocky Balboa se convirtieron en la misma persona hace 40 años, y mientras el actor se prepara para soplar hoy las velas de su cumpleaños número 70, Filadelfia celebra el aniversario del filme y de su hijo pródigo.

“Rocky y Filadelfia son lo mismo para mucha gente”, dice Cara Schneider, coordinadora de los programas de Rocky Balboa de Visit Philly, institución que puso en marcha una ruta para descubrir la ciudad a través de los escenarios de la cinta.

Ya forma parte de la identidad de Filadelfia la historia del inmigrante italoamericano y boxeador sin futuro, que trabaja para un villano de poca monta hasta que le ofrecen la oportunidad de enfrentarse en el cuadrilátero contra el campeón del mundo.

La ciudad estadounidense se enorgullece de coprotagonizar el momento más memorable de la saga, con la carrera de Rocky (en la primera película de la saga, 1976) desde los bajos fondos del sur de la ciudad hasta lo alto de las escaleras del Museo de Arte de Filadelfia.

El ascenso a la colina, con la vista más completa de la ciudad, deja sin aliento a grupos de turistas, cinéfilos en su peregrinaje y equipos de deportistas que se entrenan a base de subir y bajar las famosas escaleras.

“A través de las películas hemos visto la evolución de la ciudad. A medida que el personaje crece, la ciudad evoluciona también. Hemos hecho este viaje juntos durante 40 años”, analizó la experta en Rocky.

El primer filme fue “oscuro, doloroso, el inicio de todo” y a medida que la saga avanza, Stallone se consolida, y Filadelfia florece, como se ve por ejemplo en su perfil urbano, que desde 1976 ha incorporado un puñado de rascacielos, añadió.

Las emblemáticas escaleras son comparables a la “joya de la corona” de Filadelfia: la Campana de la Libertad, símbolo de la lucha por los derechos civiles.

Ambas reliquias tienen un gran poder “inspirador” para otras comunidades de inmigrantes que buscan su lugar en EU o para personas que tratan de sobreponerse a retos personales, dice Schneider.

Rocky, hijo de inmigrantes europeos (al igual que Stallone), fue la primera generación de su familia nacida en EU que trató de abrirse paso e integrarse en la sociedad estadounidense con más éxito que sus padres, que se mantuvieron en comunidades endogámicas.

Los Balboa vivían en el barrio del Italian Market, el mercado al aire libre más antiguo de EU y que en los últimos años ha experimentado una transformación: ha pasado de manos italianas -cuya presencia es ahora testimonial- a mexicanas, una de las mayores comunidades de Filadelfia.

Sin embargo, sigue en la misma esquina la carnicería donde Stallone golpeó carne con los puños de Rocky y también se mantiene en pie el Victor’s Cafe, donde el propio actor comía también fuera de horas de rodaje.

El cine ha dejado en Filadelfia más de 4 mil millones de dólares desde que se creó la institución de promoción cinematográfica en 1985, una cifra que se debe, en parte, al éxito de “Rocky”.


Por el round 7

El actor y director Sylvester Stallone, ganador de dos Globos de Oro como Mejor Actor y Mejor Guión por la cinta “Rocky” (1977), cumple hoy 70 años de vida. Sylvester Gardenzio Stallone nació el 6 de julio de 1946 en Hell’s Kitchen, Nueva York. Es hijo de Jacqueline, astróloga, maestra de danza y representante de mujeres luchadoras, y Frank Stallone, un estilista. Su padre era natural de Gioia del Colle (provincia de Bari, Italia), y su madre de Europa del Este, de ascendencia judía (su abuela, Rosa Rabinovich, era de Odesa, Ucrania).

En su infancia fue expulsado de 14 escuelas, pero debido a su gran capacidad atlética, finalmente pudo cursar sus estudios, ya que le fue concedida una beca por esa razón. Llegó a ser un jugador estrella de futbol universitario.

Luego de estudiar en Ginebra, Suiza, regresó a Estados Unidos para matricularse en la Universidad de Miami, donde cursó arte dramático.