El cuento de hadas de Rubí llegó a su final feliz. La quinceañera estaba nerviosa y se notó incómoda la mañana del lunes, en su gran día, por tener todos los reflectores frente a ella.

Temprano, durante la salida de su domicilio de La Joya rumbo a la misa, hubo caos, gritos, empujones. Más tarde, en la carrera de caballos, resultó un hombre muerto y otro herido.

Pero la celebración no se suspendió por la tragedia.

El XV años más famoso de México no recibió a las 1.3 millones de personas que confirmaron asistencia en la invitación que se hizo viral en redes sociales.

Fueron más de 30 mil quienes, provenientes de diferentes puntos de México y Estados Unidos, disfrutaron de una mega fiesta con sabor a mole, asado, cerveza y tequila.

La cifra de asistentes fue proporcionada a la prensa por Protección Civil de San Luis Potosí, en el diminuto pueblo de La Joya, que con una treintena de casas y poco más de 200 habitantes vivió su día de gloria con la fiesta de Rubí.

La misa se realizó en una área libre por la gran cantidad de personas reunidas. Rubí usó un vestido en fucsia con olanes y un top con aplicaciones en color rojo y plateado.

En algunos instantes la festejada pidió que la dejarán tranquila y sus padres Crescencio Ibarra y Ana Elda García criticaron a los medios que se disputaron los lugares de mejor visibilidad en la celebración religiosa.

Al término de la misa y debido al desorden entre los asistentes, fue cancelada una conferencia de prensa.

“La niña está asustada ya”, decía una de las organizadoras al tiempo que le solicitaba al Padre poner orden entre el público.

El maquillista Alfonso Waithsman, estilista de cabecera de la Primera Dama Angélica Rivera, atendió no sólo a la quinceañera, sino a la mamá y hasta al papá.

El baile, con una Rubí menos tímida y ya sonriente, se armó en grande en los terrenos de Laguna Seca.

Más de 10 agrupaciones, como la Banda Jerez, Innegable y Los Cachorros de Juan Villarreal, pusieron el ritmo.

Rubí dirigió unas palabras a los asistentes que la ovacionaron.

“Es un honor que me estén acompañando, muchas gracias. Y si toman, no manejen”, dijo provocando la risa de la gente.

Acompañada por un ballet, la joven mostró sus dotes de bailarina ante la multitud.


II AGENCIAS