En una conferencia de prensa celebrada ayer, Schneiderman expresó que el productor amenazó a varias empleadas con matarlas a ellas y a sus familias. Asimismo, el productor supuestamente amagaba: “no sabes lo que puedo hacerte”.

Harvey además afirmaba a las empleadas que él tenía conexiones con importantes figuras políticas y contactos con agentes del Servicio Secreto, quienes podrían llevar a cabo las amenazas.

Las revelaciones son consistentes con las de la actriz mexicana Salma Hayek, quien describió que Weinstein amenazó con agredirla y matarla luego que ella rechazó sus avances sexuales.

La acusación de Schneiderman sucede luego de una investigación de cuatro meses llevada a cabo por su oficina, que determinó que la empresa de Weinstein, The Weinstein Company (TWC), cometió “violaciones atroces de las leyes de derechos civiles, derechos humanos y comerciales de Nueva York”.

La demanda argumenta además que los ejecutivos de la empresa y la junta directiva fracasaron en proteger a los empleados del acoso, intimidación y discriminación sexuales constantes de parte del director ejecutivo, Harvey Weinstein.

El procurador busca garantizar que las víctimas de Weinstein sean compensadas tras la venta de la empresa TWC, que los empleados serán protegidos y que los ejecutivos responsables de una mala conducta no sean autorizadas a ocupar puestos directivos tras la transacción.


Agencias