Ella no fue estrella de la tele antes del mandato de su esposo, pero demuestra consistentemente tener más Clase –con mayúsculas— que cualquier esposa de un mandatario que se conozca o recuerde.

El comediante James Corden, británico rechonchito que en su primer aterrizaje en Broadway en 2011 con “Un hombre, dos gobers” (One man, two guvnors, equivalente al “jefe” conque llaman aquí algunas personas sencillas a la gente mayores), voló con un Tony como mejor actor y ahora conduce el muy popular TV show “Tarde tarde en la noche con...”, que tiene un segmento en que tripulando su camioneta se van subiendo a ciertos tramos artistas como Adele, Jennifer Lopez, Chris Martin, Justin Bieber y por el estilo.

En el video que se hizo viral desde el jueves, Corden llega a una casona que resulta ser la Casa Blanca, y su primer pasajero es la señora Obama, con vestido floreado sencillo y luciendo su sentido del humor que la ha hecho más querible por su gente e incluso alrededor del orbe.

Va mostrando el famoso jardín de rosas, la oficina oval “donde trabaja mi marido, por algún lado... espero”, dice cándidamente y Corden, quien a los 26 años en 2015 recibe la orden de Oficial del Imperio Británico, le suelta dos preguntas: ¿Qué va a extrañar más de la residencia? y ¿qué se llevaría “inadvertidamente” en el equipaje cuando tenga que salir (de la Casa Blanca)?, provocando risa espontánea de Mrs. Obama.

“¿Le importa si escuchamos música...? Rara vez, meses, en que salí con mi hija que aprendía a manejar, estoy en el asiento del pasajero. Esa vez roqueamos.”

Y como ha sido con Adele y demás –aunque ella afirma que “raramente” escucha música cuando viaja en auto--, se sueltan cantando una tonada de “mi favorito” dice ella, Stevie Wonder, “Firmado, sellado, entregado”, con excelente sentido del ritmo, adecuado movimiento de manos a lo Beyoncé, poniendo “mucha miel en la Lemonade” en referencia al último éxito de la morenaza.

En la víspera del Tony de Broadway, Corden manejó su camioneta por las calles de New York, recogiendo pasajeros de alcurnia: Lin Manuel Miranda (quien a la noche siguiente gana 11 estatuillas), la magnífica Audra McDonald, récord de Tonys (6), James Tyler Ferguson (de “Modern family” debutante en la Meca del Teatro, y otra ganadora, Jane Krakowski.

En la residencia oficial del mandatario norteamericano, de repente, alto breve para que suba otro pasajero, la estrella hip-hop Missy Elliott se trepa al asiento trasero para una rendición del himno del “girl power”: “Esto es por mis chicas”, para ayudar a Michelle en su iniciativa Dejen a las Niñas Aprender, que lucha por dar a la mujer acceso total a la educación alrededor del mundo.

Son menos de 10 minutos, pero el impacto ya resuena. Desde luego, los comentaristas cínicos lo censuran como “propaganda política”, y si es así, ¿qué?. Dudo mucho que volvamos a ver, y definitivamente jamás aquí en nuestro país donde el rol de las damas primeras es casi sacrosanto, a una dama de primera, guapa, elegante, con sentido del humor e increíble entonación. Ese fue el verdadero paseo por el jardín de rosas de la Casa Blanca, con un señora ausente de arrogancia y llena de carisma.


II Talavera Serdán

Especial


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz