Tiene dos Oscar en cinco menciones (como actriz, y compositora), tres Globos en 11 nominaciones e incontables preseas, como las distinciones del American Film Institute por sus logros, y el Honor del Kennedy Center que otorga el presidente norteamericano; pero curiosamente, siendo una de las cantantes Top de todos los tiempos no posee el Grammy y habiendo iniciado su carrera básicamente en teatro con un rol insuperable, no posee el Tony de Broadway. Por tanto una no EGOT, como nombran a la docena de artistas que han recibido el Emmy, el Grammy, el Oscar y el Tony.

¿Importa eso para que se cotice entre las divas más caras del show, y una de las más idolizadas.?

Para cerrar el siglo XX dio dos conciertos en el MGM Grand Arena (cupo 12 mil) en diciembre 29 y 30 de 1999, cobrando 25 millones de dólares, más regalías más venta de los DVDs y CDs que derivaron de ellos y que ella dirige, mereciendo el premio en esa categoría en TV del Sindicato de Directores (que le niegan los que merecía en cine por Yentl, y Príncipe de las Mareas).

Como sea, la admirada, idolatrada “Babs”, que elimina una “a” de Barbara y queda un apelativo singular, quien el pasado abril 24 cumplió 74 y que su voz suena más nasal conforme pasa el tiempo, sigue teniendo su jalón, aunque como “volvió” en 2010, y en 2012 (cuando canta con Il Volo) en sus llamados especiales, ya no es Sold Out (que significa vendido total), pues aún se consiguen asientos en la cavernosa T Mobile Arena, con capacidad para 20 mil personas.

II Talavera Serdán

Especial


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz