La histeria de miles de fans de Maroon 5 tiene un culpable directo: Adam Levine.

Pero esta reacción de las seguidoras ante el cantante, considerado el hombre más sexy del mundo por la revista People, es vista por sus compañeros de banda con serenidad y humor.

“Es un honor extremo estar cerca de gente tan sexy”, dice entre risas James Valentine, guitarrista de la agrupación estadounidense, en entrevista telefónica.

“A veces lo miro a los ojos para ver cuán sexy puede ser. Es algo realmente muy gracioso atestiguar las reacciones de la gente. Ha sido algo muy peculiar en nuestra carrera, pero no me molesta en lo absoluto”.

El músico, de 38 años, admite que la atención que Levine recibe ha propiciado que los otros integrantes puedan llevar vidas más o menos normales.

Por estos días Maroon 5 está enfocado en las composiciones que formarán parte de su próximo disco de estudio, el cual, según Valentine, podría ser publicado durante el verano. Un adelanto es el sencillo “Cold”, cuyo video ha sido reproducido más de 22 millones de veces.

“Nos encantó la colaboración con el rapero Future. Me encanta la canción. Es uno de los sencillos de los que más orgulloso me siento, tiene un sonido distinto”, expone James.

La nueva producción de la banda californiana enfrenta el reto de ser la sucesora de V, álbum que en 2014 debutó en la cima del Billboard con la venta de 164 mil copias.

“Siempre sentimos presión al momento de hacer un nuevo disco, pero creo que hoy no hay tanta como en los primeros años, en los cuales no teníamos muy claro si lograríamos entrar en el gusto de los fans o no. Cinco álbumes después, tanto en los sencillos como en los discos nos sentimos más relajados, si bien la presión siempre está ahí.

“En cinco años nos vemos con otros dos discos a la venta. Por lo pronto ya estamos planeando gira para 2018 y, probablemente, en 2019 podríamos sacar otro álbum”, explica el guitarrista.

Casi 23 años después de la formación del grupo, que ha vendido más de 70 millones de discos a nivel mundial, Valentine mira en retrospectiva y se siente feliz.


Reforma