¡Ah, nuestros amigos del norte y sus encuestas! Como en la indiscreta ventana trasera de Hitchcock en que un cronista deportivo atropellado e inmovilizado se dedica a observar a sus vecinos, quién grita, quién gime, quién hace rutinas de baile en ropa escasa, quién asesina...

Una universidad del sur californiano, más o menos distanciado de Hollywood geográficamente, se dedica desde hace años a estudiar quién hace qué y cómo, y el género de estos, en las cintas que se producen en la Meca del Cine.

Un nuevo reporte que analiza la diversidad en las películas halla que poco ha cambiado estudiando los títulos más destacados de 2015, a pesar del enfoque que se pone en incrementar mejor a las minorías. En esto último, léase afroamericanos, latinos, homosexuales, y... mujeres. (En el país de Trump, y el imperio de Hollywood es tema recurrente y real).

El estudio, realizados por la Iniciativa de Cambio Social de Diversidad en los Medios en la Universidad de California sur, Escuela Annenberg de Comunicación y Periodismo –aprenderse el título debe valer algunos puntos en exámenes finales, supongo--, es un proyecto regular que inicia en 2007 y observa datos demográficos en los 100 films más populares en la taquilla norteamericana. Esta vez corresponde a los estrenados durante 2015.

Estos curiosos y detallistas investigadores hallaron, nada sorpresivamente, que de 4,370 caracteres con diálogo o que son sólo mencionados en la trama en esos films “top”, 68.6% son hombres y 31.4% mujeres. Hay un incremento del 11% en el número de primeras o segundas figuras (estelares, coestelares), sin embargo, en el 32% de esa cifra suele haber sólo una mujer protagonista.

También se descubre que, oh, surpráis!, las mujeres aparecen mayor tiempo o en más ocasiones desnudas o en ropa reveladora o sugerente, o filmadas en ángulos favorecedores (a la mirada lasciva de los varones), con el 30.2%, comparado con el 7.7% de hombres en situación semejante. El porcentaje de mujeres dirigiendo esas películas es también débil: 92.5% de ellas son dirigidas por hombres.

Igualmente, la investigación afirma que desde que se inicia esta encuesta, poco ha cambiado en la proporción de caracteres no-caucásicos (blancos), con el 73.7% contra 12.2% negros, 5.3% latinos (la mayoría ocupada por la sinuosa Sofía

Vergara. Sólo bromeo), y 3.9% asiáticos. No hay estelares ni coestelares asiáticos en los 100 films más destacados de 2015, y sólo 10 de los 107 directores –recuerde que, como los hermanos Coen o las hermanas Wachowski, son directores que trabajan en pares—fueron nocaucásicos.

Caracteres de la diversidad lésbico-gay-bisexual-transgénero (LGBT) está aún peor representada, con sólo 32 de esas 4,370 partes habladas o mencionadas. Ni un solo estelar o coestelar LGBT se hallan en el estudio, incluso en proporción menor del 2.4% de personajes mostrados con alguna dishabilidad. Sopas!

No hay duda, en virtud de los resultados, definitivamente los Estados Unidos de Norteamérica es un país que merece al misógino-racista-clasista Donald Trump como mandatario.

De las películas más populares de 2015:

II 92.5% Son dirigidas por hombres.

II 68.6% De personajes con diálogo en las películas, son por varones.

II TALAVERA SERDÁN

ESPECIAL

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz