II Reforma


La investigación que la Fiscalía entregó a la PGR sobre los presuntos nexos del cantante Gerardo Ortiz con la delincuencia organizada implica tanto a encargados de disqueras como de la finca donde se filmó el video “Fuiste Mía”.

Información de la Fiscalía detalla que en dicha indagatoria se incluye a Marco Antonio Ochoa Vargas, primo de quien se ostenta al cuidado de la finca de Colima 105, en la Colonia El Mante, en Zapopan, Jalisco.

Ochoa Vargas fue uno de los 14 detenidos en la finca, el 4 de noviembre de 2014, y con él cayeron Luis Alfonso Abreu López, abogado de la familia Vargas, y José López Ochoa, escolta del capo detenido en 2015, Daniel Quintero Riestra.

Una credencial a nombre de Quintero fue hallada dentro del domicilio -aun asegurado-, por lo que la Fiscalía presume que estuvo ahí aquel día.

Las empresas que Fiscalía acusó de tener presuntos nexos con la delincuencia organizada son las de la familia Ochoa Vargas, Exotic Cars Guadalajara y Aeronaves VIP, así como Del Records, de Ángel del Villar, y su filial, Badsin Records, de la familia de Ortiz, ambas señaladas por componer narcocorridos.

La investigación está a cargo de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), desde el 21 de abril.

En tanto, por apología del delito el cantante recibió formal prisión del Juez Segundo penal la noche del martes.

Debido a que obtuvo libertad bajo caución, podrá enfrentar el proceso en libertad, pero deberá ir a firmar al juzgado.

“Puede solicitar se le conceda permiso para hacer sus presentaciones con los lapsos más amplios a una semana, (no obstante), de no cumplir puede ser reaprehendido”, aseguró una fuente allegada al caso.

Informantes coincidieron en que se le podría permitir salir del País, pero con autorización del juez.