Tras cerca de un año de espera, Pokémon Go, el prometido juego móvil de la franquicia de Nintendo, está aquí para hacer realidad el sueño de muchos: convertirte en un Maestro Pokémon.

Probé la app de realidad aumentada, antes de su lanzamiento oficial en México, a través de su archivo APK, que instalé en mi teléfono Android, y pagué el precio de mi ansiedad junto a miles de jugadores que, horas después, reportaban en Twitter caída o saturación de los servidores.

Cuando al fin inicié mi aventura, el Profesor me recibió como en cualquier otro juego de Pokémon para preguntarme sobre mi apariencia, nombre y personalizar mi avatar. Instantes después capturé a Bulbasaur como mi primer acompañante.

Pokémon Go crea una especie de Google Maps por el que se mueve el personaje al caminar por el mundo real. No es un mapa exacto, pero adapta a su interfaz los lugares que están cercanos a tu ubicación y los muestra como ‘Poképaradas’, que son puntos donde haces una especie de ‘check in’ o sirven Gimnasios Pokémon.

La misión del juego es moverte tanto como puedas en el mundo real para visitar los lugares que marca la app y capturar diferentes tipos de criaturas. En cada ubicación, Pokémon Go muestra la información de los Pokémon cercanos a ti, que pueden aparecer en cualquier sitio.

Cuando encuentras un Pokémon, puedes elegir entre visualizarlo en la interfaz del juego o activar la cámara del teléfono para verlo en realidad aumentada, y lanzar la Pokebola para atraparlo.

Debes saber que la batería del teléfono resiente del uso de realidad virtual.

REDACCION