II EFE


La actriz Pamela Anderson fue invitada ayer al Kremlin para reunirse con Serguéi Ivanov, representante presidencial para asuntos ecológicos y de defensa de la naturaleza.

Anderson, miembro del consejo consultivo del Fondo Internacional para el Bienestar de los Animales (IFAW), recibió como regalo un calendario con un leopardo del Lejano Oriente ruso, especie en peligro de extinción.

Con Ivanov, quien destacó el “profundo análisis científico” de los problemas ecológicos realizado por Anderson, abordó diversos asuntos como la venta ilegal de mamíferos marinos a China y alabó los progresos realizados por este país.

Anderson, quien tiene raíces rusas por parte de madre, llamó a no acudir a zoológicos ni acuarios para que acaben por cerrar sus puertas, según informan medios locales.

“No hay nada natural en cómo los animales se comportan en los zoológicos. La gente pregunta qué es lo que pueden aportar. Pueden empezar por no acudir, ni siquiera acercarse a los zoos y no llevar allí a sus hijos”, dijo.

La famosa protagonista de la serie televisiva “Baywatch” recomendó a las mujeres a renunciar a los abrigos de pieles, que “ya no están de moda”, y optar por pieles sintéticas, que dan más calor y son mucho más glamurosas.

Anderson acompañó a la reunión a la presidenta de la IFAW, Azzedine Downes, a la que Ivanov informó sobre el compromiso del Kremlin en la protección de la fauna salvaje.