Laura Allison Wasser es experta en divorciar a estrellas de Hollywood; su actual cliente es Angelina Jolie, quien no busca dinero sino la custodia de sus seis hijos en el divorcio que inició esta semana contra Brad Pitt.

Wasser tiene una filosofía que le ha sumado confianza entre las celebridades cuando éstas atraviesan el trago amargo de la separación: no cree en las guerras encarnizadas sino en los acuerdos.

“Los divorcios no se ganan, se llegan a un buen acuerdo”, comentó en entrevista a CNN.

A diferencia de otros abogados que se creen estrellas, a Wasser no le gusta ser protagónica y jamás revela detalles de sus clientes.

“Cuando representas a muchos famosos tienes que recordar que tú no eres una celebridad. Eres la abogada. No se trata de tu vida”.

La lista de sus clientes célebres es tan larga como una alfombra roja: Johnny Depp, Ashton Kutcher, Christina Aguilera, Ryan Reynolds, Kiefer Sutherland, Jennifer Garner, Gwen Stefani, Megan Fox, Kim Kardashian, etcétera.

Antes de que fuera contratada de nuevo por Jolie, la abogada de 48 años había resuelto de manera magistral otro divorcio muy sonado de este año, el de Johnny Depp y Amber Heard.

En ese caso, Depp logró conservar la mayoría de su fortuna.

Wasser está consciente de ejercer su profesión en una parte del planeta en donde la gente se casa y se divorcia de manera frecuente.

“Mucho en Hollywood es fantasía y aunque la gente se da cuenta de que no funcionó la primera vez, ni la segunda, puede funcionar una tercera vez. Si algo he aprendido es que la gente ama casarse”, señaló a The Telegraph en 2013.

Inicia en casa

Dicen que el buen juez por su casa empieza, y el dicho aplica también en la carrera de esta abogada, pues el primer divorcio en el que trabajó fue en el suyo, allá en 1993 cuando se separó de un madrileño.

La experiencia la inspiró para convertirse en litigante en separaciones. Además el oficio ya lo tenía en la sangre, ya que su padre es el también abogado en divorcios, Dennis Wasser, quien trabajó para Steven Spielberg, Tom Cruise y Mia Farrow, entre otros.

Dennis fue calificado como “el abogado más temido de Estados Unidos”, por The Mirror en el 2004.

No a los pleitos

Hace tres años Laura publicó el libro “No tiene por qué ser así: Cómo divorciarte sin destruir a tu familia ni arruinarte”, en donde intenta hacer conciencia para que las parejas en conflicto conserven el bienestar de sus hijos a pesar del divorcio.

En la publicación ella recomienda a las parejas en conflicto buscar ayuda de un consejero matrimonial o asistir a terapia antes de tomar la decisión.

Su ética laboral incluye no aceptar casos en donde una de las partes quiera tomar venganza o tenga el deseo de dejar en la calle al otro.

Sus honorarios no son accesibles para cualquiera, pues cobra 850 dólares la hora y pide un anticipo de 25 mil dólares.

Wasser es madre soltera; tiene dos hijos de padres diferentes y mantiene una custodia con ellos.

“Los dos papás de los niños son mi familia, y sus familiares son mi familia, y también está la familia con la que crecí, tengo un hermano y mis padres están vivos... mi copa está rebosando”, señaló a la revista Dame.

II AGENCIAS