II Jesé Isaí Cortés R.

El Mundo de Orizaba

 

Mixtla.- Este municipio se ha convertido en un referente de pobreza a nivel nacional, desde hace varias décadas, los descalabros económicos de administraciones anteriores a nivel estatal y municipal han parado las acciones de desarrollo en esa región plagada de recursos naturales y de ínfima tecnología.

De esta manera en menos de seis años, la migración en este municipio creció al grado de que 70 por ciento de la población varonil se encuentra en el sur de los Estados Unidos o en el norte del país; en donde el fracaso de las políticas para la generación de empleos y de acompañamiento a proyectos productivos han provocado el mayor movimiento de campesinos al país vecino.

El municipio se ubica en el tercer lugar nacional en estrechez económica, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Información (Inegi), y los habitantes en su mayoría carecen de los servicios básicos, pero lo más elemental es que sus ingresos son extremadamente bajos, razón por la que la gente se va. Aquí ya se volvió común que los niños una vez fuera de la secundaria, salen junto con sus papás a Estados Unidos o al norte.

Los pobladores temerosos indicaron que la migración es la principal fuente de ingresos en este municipio, en donde el campo apenas si deja unos 40 o 50 pesos diarios y no todos los día se trabaja, por ejemplo cuando llueve la gente no sale a laborar, porque no se puede labrar la tierra entonces ese día no se tiene dinero.

Sin embargo Mixtla no puede dejar de ser de los municipios más pobres del estado y del país pese a los programas oficiales, las familias ya se acostumbraron a estar desintegradas. 

El padre y los hijos varones salen de la localidad mientras que las mujeres, niños y ancianos son los que se quedan en una de las regiones en donde el salario diario de un jornalero no supera 40 pesos, a pesar de los esfuerzos de María Angélica Méndez Margarito, que hasta ayer fue la primera alcaldesa de Mixtla en su historia.

En este municipio, los jóvenes no mayores a los 16 años saben que quedarse en este lugar, es vegetar o emigrar, siendo esta la realidad que se tiene en este municipio, en donde pese a los anuncios oficiales, sigue en el tercer lugar de pobreza nacional.

Las autoridades han reconocido que el poco dinero que reciben las familias, no les alcanza para sufragar sus necesidades, por eso mismo, en las comunidades más alejadas, aun se pueden ver, a niños y mujeres descalzas porque solo van utilizando el recurso para comer.