Río Blanco.- La quema del Año Viejo, una tradición que se mantiene viva, en donde se quema un muñeco de que simboliza al año que se va; muñecos que se pueden encontrar en varios puntos del centro y Camino Nacional, principalmente el mayor espacio de venta se encuentra a la altura del entronque de Vicente Guerrero.

Algunos muñecos con cabellos blancos, algunos con bigotes, barba larga, con accesorios como sombreros ó lentes que representan a la vejez, ejemplares que se realizan en estas fechas rellenos de tela y papel.

Cada uno es una pieza única, productos de la imaginación de quienes los elaboran, y forman parte de una tradición que busca erradicar todo lo negativo arrastrado durante el “año viejo” y dar la bienvenida al año nuevo.

Deben ser quemados en los primeros minutos del año nuevo, familiares y vecinos se reúnen para quemar a su “viejo” en la calle.

Estos muñecos se pueden adquirir sobre el bulevar de Camino Nacional a la altura de Vicente Guerrero, en donde los precios oscilan en los 80 pesos, algunos otros más elaborados y con más accesorios a 120 pesos.

Para evitar riesgos, se hace un llamado a la sociedad a realizar la quema bajo medidas de precaución, como hacerlo lejos de lugares donde se puedan provocar incendios y con la supervisión de adultos, preferentemente en una superficie plana y lisa, en la que no haya vegetación o material inflamable, además de contar con un extintor o una cubeta con agua o arena.

Si este muñeco contiene pirotecnia se debe prender y colocarse a una distancia de entre 6 y 8 metros para evitar cualquier incidente, recomendó personal de PC.


Lucy Rivas A.

El Mundo de Orizaba