Región.- Los consumidores de productos cárnicos está racionando considerablemente el consumo de pollo, res y cerdo, en vez de comprar por kilogramos ahora lo hacen por piezas.

“Hay déficit en todos los negocios, hasta en las casas más pequeñas hay número rojos, por que no alcanza”, reconoció Clara Rojas Torres comerciante; quien aunó tener clientes con posibilidades económicas y pedían hasta 150 pesos de carne, ahora solo piden 100 pesos, o tres cuartos de carne.

Otros pedían 2 kilos de pollo, y ahora solo piden por pieza, lo máximo son 10, “me da cinco bistecs, no grandes, medianos por que no se los acaban y no voy a tirar la comida, y estamos a lo que pida el cliente”, aunó.

Por lo que en las familias, una forma de economizar ha sido comprar lo necesario y por porciones, y no desperdiciar.

Así, mismo como tablajeros, aseguran que a la fecha no reportan un incremento considerable en el precio de la carne, pero prevén que con el aumento en los insumos de gasolina y energía eléctrica, desencadenará que los montos de este producto por kilo aumenten.

Como comerciantes no descartan aumentar un poco el precio del producto, “nosotros pagamos alrededor de 2 mil 500 pesos y lo máximo 3 mil pesos, el último recibo subió a 4 mil pesos, más lo que tenemos que pagar de mano de obra y la inversión para mantener el producto, por ello puede aumentar dos pesos el kilogramos en la carne”, señaló.

En lo que va del año se ha dado variación en el precio entre la carne del puerco y pollo, el precio de la carne de res se ha mantenido, solo sube un peso y se estabiliza, pero no baja su monto, actualmente está en 74 a 76 pesos, esto depende de la calidad de carne que adquiera el tablajero.




Lucy Rivas A.

El Mundo de Orizaba