II LUCY RIVAS A. 

EL MUNDO DE ORIZABA


Río Blanco.- A casi siete meses de que el ayuntamiento removió el paralibros de la alameda central, la Conaculta solicitó la reinstalación del mismo de lo contrario seria llevado a otro municipio; ante ello, determinaron re instalarlo en la plaza cívica Centenario, donde esperan que los cerca de 500 lectores continúen con la dinámica de adquirir prestado y leer un libro. 

Marcos Antonio Merino Hernández, mediador del programa Nacional de Lectura de la Secretaría de Cultura, reconoció fue el ayuntamiento que no dejó se moviera a otro lugar, y les dieran tiempo a valorar los espacios con los que contaban, y el que consideran mejor por la cercanía de instituciones educativas. 

Este paralibros pasará a manos de la biblioteca

municipal; sin embargo consideró que en el caso de los grupos de lectura que se

formaron, les dará continuación una vez a la semana.  

Son de 35 a 40 personas que tiene registrados en el círculo de lectura, y en total de lectores del paralibros de acuerdo al registro eran cerca de 380, por lo que eran alrededor de 500 personas al mes los que acudían a solicitar libros para leerlos en ese mismo lugar.

“Yo solo voy a colaborar los días jueves, proponer presentaciones de libros, y con la intención de no perder a estos lectores es que continuaré con los grupos que yo atiendo, para que puedan estar en confianza”, afirmó. 

Debido que quienes estarán de manera oficial en este lugar, serán jóvenes de servicio social, por lo que serán cambiados constantemente; al cuaestionarle si al ser esta la forma de trabajar ocasionaría que se pierda el interés por dar continuidad a un proyecto, dijo que espera que no afecte. 

En la pasada visita de personal de Instituto Veracruzano de Cultura les recalcó que se hiciera énfasis en no dejar de lado las actividades, por lo que el ayuntamiento se comprometió a que el personal de la biblioteca supervise todos los días de la semana.