Nogales.- Habitantes de la localidad El Campanario en este municipio se muestran inconformes ante las obras que el ayuntamiento señala haber realizado, toda vez que el tanque y la red de agua agua potable que construyeron no funciona, y no cuentan con drenaje sanitario, todo es a través de fosas sépticas, “por lo que el ayuntamiento miente al señalar que nos dota de servicios”, aseguran los vecinos.

Ante las declaraciones que diera el director de Obra Públicas, Sergio Lastre Cruz, que el ayuntamiento realiza obras en esta localidad y en Escalerilla; son al menos mil 500 habitantes de El Campanario los que viven sin los servicios básicos, donde algunos señalan que carecen del vital liquido y drenaje sanitario.

Han emitido una serie de documentos solicitando los servicios, pero estas demandas no han sido tomadas en cuenta, pese a ser necesarias.

Mostraron la documentación, donde el pasado 24 de febrero del 2015 le solicitan al alcalde Antonio Bonilla Arriaga solicitaron bultos de cemento y grava para la rehabilitación del camino a Huixtitla y han hecho caso omiso.

Vecinos de la localidad, reconocieron que es necesario el servicio de agua potable en la localidad de Campanario, siendo el primer semestre del año cuando escasea por que la temperatura es más elevada, y con la llegada de las lluvia empieza a llenarse el manantial y de donde acarrean, pero servicio como tal y que el ayuntamiento haya hecho un gran trabajo en la red, no existe.

“El que llena sus cubetas llenó, el que no, se queda sin agua”, y la que juntan debe alcanzarles para unos días y solo la utilizan para el consumo diario, para lavar ropa deben ir al manantial más cercano y comunidades vecinas.

En el caso del agua potable tiene un año que el ayuntamiento metió una red de agua potable que solo beneficia a algunas familias, pero no cae “ni una gota, hasta ahora”, así mismo, el tanque no soporta la cantidad de vital líquido por que se filtra el agua.

El tanque se muestra vació, no se le da mantenimiento por que desde que se llenó el primer día, regó toda el agua, “yo no se quien fue ha hacer esa obra del tanque de agua, por que andaba una constructora trabajando, poniendo la red, pero no terminó esto bien”.

Las familias que no resultaron beneficiadas continúan con la red de agua “viejita” que ha sido a base de mangueras que jalan de un manantial cercano, el cual les surte “escasamente media pulgada de agua” les viene llegando y a otros una pulgada, cuando se seca en temporada de calor solo a cuenta gotas se sostienen.

Reconocen que no es potable el agua, es la que consumen por que no existe otra fuente de donde extraerla, por la misma razón algunos niños se han enfermado.



LUCY RIVAS A./EL MUNDO DE ORIZABA