Mariano Escobedo.-Un promedio de dos mil 300 ciudadanos de 700 hogares desde el sábado pasado se quedaron sin agua derivado de las constantes lluvias que se suscitaron por la Tormenta Tropical Earl; ante ello, los habitantes afirmaron que el encargado del Agua Potable, Rafael Barrera Jiménez les está cobrando 200 pesos para reparar la tubería que se dañó.

Los denunciantes del primer cuadro de la ciudad, que solicitaron el anonimato, dijeron que desde el pasado sábado toda la cabecera se quedó sin agua.

A raíz de ese problema el encargado del agua está solicitando una cooperación de 200 pesos para que se repare a la brevedad la tubería que se dañó por la tormenta.

Los colonos mencionaron que no se oponen a cooperar, sino se les hace una cantidad exagerada por el número de habitantes que son, aunque también mencionaron que a las autoridades municipales les corresponde dar una solución al desabasto del líquido porque más de dos mil personas que no tienen agua a consecuencia de la tormenta de la noche del viernes y hasta el momento no hay solución.

Dijeron que el encargado del agua Rafael Barrera Jiménez convocó a una reunión el día de ayer a las 17:00 horas para dar una solución. Los afectados indicaron que por los 200 pesos que está solicitando por familia, muchos no tiene las posibilidades de poder pagarlos.

 

TERESA HERNÁNDEZ/EL MUNDO DE ORIZABA