Ciudad Mendoza.- “Se escuchaban detonaciones por todos lados, estuvimos encerrados más de dos horas en un local, para luego salir a las calles del centro en Mendoza y percibir un ambiente de temor, miedo y no saber si van a regresar mientras buscábamos regresar a casa”, señaló Karla y su hermano que se encontraron en medio de la balacera, tras acudir a una consulta dental.

Eran pasadas las 18:00 horas, todo parecía normal, cuando en compañía de su hermano la entrevistada arribó a Mendoza, se bajaron en la parada del centro y cerca del mercado arribaron a un consultorio dental.

Al entrar a la sala de espera, llegó otra paciente en donde empezó a comentar que acaba de observar movimiento policiaco, cuando de un momento a otro se empezaron a escuchar un gran número de disparos, y cada vez se escuchaban cerca de donde se encontraban; locatarios cerca empezaron a salir para observar que pasaba y al escuchar que no era pirotecnia, empezaron a bajar las cortinas inmediatamente.

“Se escuchó muy fuerte, los nervios empezaron a recorrer mi cuerpo al ver que la gente empezó a correr y a meterse a los locales que veían abiertos, no sabíamos si iban a pasar o no, por donde estábamos, solo nos levantamos todos y cerramos la puerta del lugar”, relató.

Fueron más de dos horas las que estuvieron encerrados, por ratos dejaban de escuchar balazos y querían salir als alrededor de 12 personas que ahí se encontraban, pero se volvían a escuchar detonaciones lejos otras cerca; entonces no se arriesgaban.

“Todos corriendo, motos y carros pasaban rápido, patrullas en sentido contrario y nosotros solo encerrados observando por donde se podía; después de un tiempo, uno a uno determinamos salir, en mi caso salí cerca cuarto para las nueve de la noche”, contó.

Cuando salieron a la calle, todo era desolación, todo oscuro, se sentía un ambiente tenso que causaba temor caminar para ir en búsqueda de un autobús que los sacara del centro, para dirigirse ir a casa.

Tuvieron que caminar sobre la avenida principal hasta de un centro comercial de Nogales por que no había autobuses ni taxis, en su recorrido observaron movimiento de unidades de Seguridad Pública, otros más a atender accidentes ocasionados, como operativo en Esfuerzo Obrero el del taxi a la altura de la Choza.

Dijo ya no sentirse segura , ya no se está seguro en las ciudades, es triste pasar por este tipo de situaciones, solo nos queda cuidarse y alerta ante lo que pueda suceder, uno no está exento de vivir algo similar.



Lucy Rivas A.

El Mundo de Orizaba