Ciudad Mendoza.- Unos 80 padres de familia de la escuela primaria Enrique C. Rébsamen en la zona indígena de La Cuesta tomaron el plantel, pues por más dos meses sus hijos han estudiado en el patio de la escuela luego de que dos aulas resultaron afectadas tras el sismo del 7 de septiembre.

Indicaron que los menores ya se han enfermado a consecuencia de las temperaturas extremas que se han registrado en esta zona montañosa, afectado esto más a los niños con asma, “en la mañana hace mucho frío y al mediodía el calor es insoportable debajo de la carpa de plástico, se forman bolsa de agua en la carpa cuando llueve y se les puede caer, además el plástico al calentarse huele muy mal”.

Cabe recordar que desde el 11 de septiembre los niños comenzaron a tomar clases en el patio, ya que dos aulas donde se encontraban los grupos de cuarto y quinto grado presentan cuarteaduras y hundimientos por el sismo del 7 de septiembre, por ello, se pidió la opinión de Protección Civil para que determinará si era seguro que las aulas fueran usadas, determinando que como medida de precaución no sé utilizaran, no obstante, Protección Civil Estatal sería la encargada de extender el dictamen final, pero no ha llegado hasta el momento.

Se determinó que las aulas no sé utilizaran más, el DIF envío dos carpas para que ahí los niños estudiaran, pese a esto, esta medida resultó insuficiente por estar ya deterioradas; la estructura de las carpas fue revestida con plástico, pero el viento las ha destruido poco a poco, “hace un mes la carpa se voló, esto se puede caer y lastimar a los niños, nosotros no vamos a dejar que los niños sigan estudiando en esas condiciones”.


Llevan 2 meses de clases a la intemperie

Indicaron que se venció el plazo que autoridades educativas y municipales habían mencionado en la reunión del 19 de octubre en el Palacio municipal, ahí se les dijo a los padres que en un lapso de 15 días tendrían solución al problema, situación que no ven clara, “exigimos que vengan y vean cómo están estudiando los niños”.

Recalcaron su petición respecto a que las aulas dañadas sean reparadas y que mientras están listas, les sean enviadas aulas móviles que reúnan las condiciones para que por el momento los niños tomen clases ahí y así evitar que sigan expuestos a temperaturas extremas.

“Son 40 niños que están en el patio, no estamos dispuestos a pasar más tiempo así, la escuela estará tomada hasta que nos hagan caso”.

Cabe destacar que la semana pasada acudió al plantel personal de Espacios Educativos y Protección Civil estatal, quienes indicaron que en los próximos días darían el peritaje final, situación que dio de alguna forma tranquilidad a los padres y maestros, sin embargo, al ver que tampoco cumplieron, los padres cayeron en hartazgo y desesperación por eso es que se mantienen en la postura de continuar con la toma del plantel.

Al plantel llegó el delegado de Política Regional, Juan Pablo Cruz, para dialogar con los padres de familia, no obstante, éstos se mantuvieron firmes en la postura de continuar con la toma del plantel hasta recibir una solución viable y no descartaron la posibilidad de tomar medidas más drásticas para ejercer presión ya que los niños no pueden continuar expuestos en la temporada invernal.



Yamilet Gámez

El Mundo de Orizaba