El linchamiento de la gente a un presunto ladrón que intentó robar un negocio en Zongolica es consecuencia de un vacío de poder, dijo la socióloga y profesora Gabriela Cabrera.

Explicó que esta es una cuestión en la que las instituciones no tienen ningún respaldo hacia la ciudadanía, así como también muchos individuos deciden ir en contra de las normas o moralmente establecido con tal de suplir sus necesidades.

“Hay dos puntos de vista que resultan muy paradójicos, por un lado alguien que quiere apropiarse de las pertenencias de alguna persona y por el otro es que la gente ya no reconoce ni quiere ir a las instancias formales para denunciar porque saben que es un procedimiento muy largo” señaló.

Esto no quiere decir que esté bien, porque no se puede justificar que un ser humano mate o dañe a otro; entonces es muy cuestionable todos como miembros de la sociedad que es lo que están haciendo para llenar esos vacíos de poder.

La entrevistada dijo que es triste que la sociedad va cambiando, pues este caso de Zongolica no es el único caso, porque no se puede hacer justicia por la propia mano y eso lo establece el artículo 17 de la Constitución.

“Entonces si la Constitución te dice que no te puedes hacer justicia por tu propia mano, por el artículo 17, quiere decir que tampoco conoces las leyes que rigen al país en el que vives, y tampoco hay una cultura de la prevención del delito, por qué esta persona robaba o delinquía” precisó.

Incluso comentó que hay un problema cuando ciertos individuos llegan a comunidades que se consideran vulnerables, donde se vuelven “vecinos” de cuatro o seis meses, y en ocasiones estas personas son quienes comenten diferentes tipos de delitos.

ALERTA

II El caso de Zongolica es parte de la desintegración social, pero es parte de una invitación a reflexionar en qué estamos convirtiendo a nuestras comunidades y participar más en pedirles a las autoridades que se involucren en la seguridad de las familias, porque aquí tiene muchas cuestiones de ética y moralidad.

II ABEL VALDEZ


EL MUNDO DE ORIZABA