Nogales.- El crecimiento de la mancha urbana y la tala inmoderada han provocado que en la comunidad de Cecilio Terán (Balastrera) se vea disminuido hasta en un 30 por ciento el agua, lo cual es preocupante si estos factores no se controlan, pues según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el INEGI, en 2010 en Nogales había 34 mil 688 pobladores y la Encuesta Intercensal de 2015 muestra que hay 37 mil 908 habitantes. 

En esta comunidad existían varios canales de agua que recorrían las principales avenidas, el agua se ocupaba principalmente para el riego de cultivo, pero debido a la demanda que se genera por el aumento en el número de pobladores, ésta tuvo que ser entubada y utilizada para consumo humano, mientras que un mínimo de ésta sigue fluyendo para los cultivos de maíz, algunos frutos y legumbres, así lo dio a conocer el agente de aquella comunidad que también es conocida como Balastrera, el maestro Luis Iván Peralta. 

Carla Estrella López Rodríguez, coordinadora de Ecología y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Nogales, comentó que la falta de conciencia de parte de los habitantes ha contribuido a la extinción inclusive de algunos nacimientos pequeños de agua, pues al registrarse el crecimiento de la población y necesitar más espacios urbanos no se tiene la conciencia de vivir en armonía con el medio ambiente.

Mencionó que para inculcar a los niños el cuidado del medio ambiente durante las actividades de verano que coordina la Comude, esperan reforestar algunas zonas durante las próximas semanas, únicamente están en espera de que se puedan adquirir las plantas que el municipio le compra a un vivero de Mariano Escobedo.



REFORESTACIÓN

II Fomento Agropecuario, en coordinación con el área de Ecología y Medio Ambiente, han emprendido estrategias de reforestación en la zona serrana y en los sitios urbanos para crear conciencia sobre la importancia de mantener las áreas verdes y cuidar los nacimientos de agua.

 

Yamilet Gámez/El Mundo de Orizaba