La empresa de ferrocarriles (Ferromex) Grupo México denunció la incursión en Veracruz del crimen organizado para detener el tren y robar, entre otras cosas, automóviles, electrodomésticos y granos.

En la zona centro, en Acultzingo son frecuentes los atracos, situación que ya es preocupante.

La directora de Comunicaciones y Vinculación de Ferromex, Lourdes Aranda Bezaury, afirmó que la zona más álgida de los asaltos es El Bajío.

“En Veracruz hay algunas zonas que son álgidas…tenemos algunas como Acultzingo donde ha sido un ‘foco rojo’ pero ya estamos en diálogo con las comunidades”.

Lo que pretenden robarse más son los automóviles informó.

“Veracruz no es tan preocupante como El Bajío (Jalisco, Guanajuato, Querétaro y Aguascalientes) donde se considera una zona álgida donde el crimen organizado actúa y domina”.

Esta situación la conocen los alcaldes (no dio nombres) y saben qué tienen que hacer.

Se reservó informar el número de atracos que la delincuencia ha cometido en Veracruz, así como los puntos de mayor inseguridad para su sector.

Pese a ello la representante de Grupo México afirmó que el transporte ferroviario se ha convertido en una opción para gastar menos dinero en largas distancias y que sobre todo garantiza que el producto viaje seguro.

“Si vas a llevar productos desde un punto de la ciudad hasta la frontera, ahorras en cuestiones de tiempo y de precios”.

Afirmó que al transporte vía terrestre se han agregado otras alternativas como el “ferrobuque” que parte del puerto de Coatzacoalcos y en un promedio de tres días llega a Estados Unidos.

En la actualidad, indicó, únicamente trasladan polietileno y otros derivados del petróleo como por ejemplo, gasolina sin refinar.

 

II Noé Carrillo M.

El Mundo de Orizaba