Nogales.- La falta de sensibilidad de las autoridades municipales de Río Blanco al instalar los muros de gaviones sobre el río La Carbonera ha provocado que se siga socavando el terreno cercano al kínder Gabriel Leyva en Nogales y por ende los cimientos del inmueble que alberga a 70 niños y 14 profesores e intendentes, que de llegar una barrancanda corre el riesgo de venirse abajo; por lo que edil de Nogales pide a la alcaldesa Ángeles Martínez Martínez repare el daño. 

Mario Sergio Ariza Flores, regidor segundo, denunció que a más de un año de que se anunció el daño y el riesgo en el que se encuentran los menores de edad en el inmueble ubicado entre los limites de Nogales y Rio Blanco a la fecha la administración rioblanquese ha ignorado el riesgo que corren los menores. 

Y es que la fue la pasada administración municipal en Río Blanco que para resguardar las colonias por donde cruza el río la Carbonera, toda vez que la llegada de residuos sólidos provocada desbordamientos en este municipio, por ende se construyeron muros de gaviones en territorio de Nogales para contender la llegada de lodo que trae consigo el agua. 

Construyeron los muros de gaviones a la altura del preescolar Gabriel Leyva y en los últimos años el terreno se ha ido socavando en su parte subterránea y a la fecha van 10 metros los que se ha perdido de este y se sigue devastando la zona al inmueble, toda vez que el agua se acumula en las presas y está provocando el reblandeciendo de la tierra, por lo que no descartan se debilite la infraestructura de concreto del kínder. 

 

Ya hay dictamen de daños de PC

Aunó que ya se cuenta con un dictamen emitido por la Secretaría de Protección Civil (SPC) y de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) en donde se hace énfasis que hay una afectación en la infraestructura, sobre todo en los cimientos y barra perimetral, y pese a ello, no se ha hecho nada.

Pese a los constantes reclamos a la autoridad municipal, el edil destacó que la alcaldesa de Río Blanco, María de los Ángeles Martínez Martínez, admitió el daño ocasionado, por lo que hizo de nueva cuanta un llamado para que corrija su “error” y no sea a través de la Conagua como quiere hacer, pues aseguró que quiere “aventar la pelota hacia la Conagua” cuando la obra fue por el ayuntamiento. 

“Es una presa que acumula agua y que en esta época de lluvias está saturada, no se vale que la alcaldesa evada su responsabilidad en este momento que somos iguales, ediles ante la ley, le reclamo su responsabilidad y vaya a darse una vuelta al jardín de niños si no me creé, y veo con sus propios ojos y por un minuto se ponga en los zapatos de los padres que vea que la escuela no es segura”.

Y aún cuando como autoridades de Nogales el año pasado buscaron un terreno para la reubicación del plantel, esto no ha sido posible debido a que no hay alguno que tenga las dimensiones necesarias, y aunque existe uno más

pequeño los dueños al enterrarse cuadriplicaron el monto, y no pueden buscar terrenos cerca a otro plantel por que la SEV no se los permite; mientras tanto continúan en riesgo.

Por ello, ya prepara documentación para que  avale el cabildo nogalenses en conjunto y exigir a los ediles de rioblanquense y tomen cartas en el asunto. 



LUCY RIVAS A./EL MUNDO DE ORIZABA