Nogales.- En lo que a del año han cerrado alrededor de siete negocios nocturnos en el municipio de Nogales, debido a que este tipo de negocios está muy golpeado por la crisis económica y la inseguridad, reconoció el titular de Bares, Cantinas y Venta con Cerveza, Joel Cebada Sánchez.

Con el censo y revalidación de las licencias es como se dan cuenta de cuántos negocios siguen abiertos y cuántos ya cerraron, en lo que va del año cerraron siete y subsisten ocho negocios que trabajan de noche; hay otros que sólo abren de día y cierran temprano.

En el centro hay tres y en las colonias como Ojo Zarco dos. En el caso de establecimientos que van desde abarrotes hasta restaurantes son 180 los empadronados, de acuerdo al reciente padrón que están llevando acabo.

El factor determinante del cierre de negocios en dicho sector es la inseguridad, ya que de allí se dispara la ausencia de consumidores; de flujo dinero y de desempleo, señaló que se debe a que no hay fuentes de trabajo en el municipio, no hay dinero por que la economía es muy “débil” y la gente ya no frecuenta los lugares, y las cosas para este sector podrían empeorar.

Ya no les alcanza para pagar la renta, ni para invertir en mejorar sus negocios, “cantinas ya hay muy pocas, y muchas están cerrando debido a la inseguridad que existe, ya la gente no sale con confianza, pues las pocas que quedan tiene poca venta”, afirmó.

Estimó que las cosas seguirán todo el 2016, ya que este giro está tan golpeado y los dueños esperan que para el próximo año se componga la situación, de lo contrario cerrarán sus puertas.

Refirió que la inseguridad y los atentados que está sufriendo este sector desde el año pasado, los negocios donde se venden bebidas alcohólicas, han obligado a sus dueños a cerrar, y no pueden traspasarlos pues son pocos los que se interesan en invertir en este tipo de negocios.

Los negocios solo tienen permiso hasta las 2:00 de la mañana, horario basado en el artículo 174 de la Ley de Salud, algunos bajan sus cortinas a esa hora y la tolerancia para cobrar sus cuentas y desalojar a sus clientes.


II LUCY RIVAS A.

EL MUNDO DE ORIZABA