Nogales.- “Es una vida llena de privaciones a la que tenemos que enfrentarnos todos los que se no ha detectado, yo no quise estar enferma, pero mi diabetes melliutis es hereditaria y me da miedo que avance este mal”, reconoció la señora Gloria Espinoza, tras aconsejar a las nuevas generaciones que es mejor prevenir.

A sus 72 años, dijo que cuando le detectaron la diabetes tenia cuatro años de padecerla, y no se había dado cuenta, a la fecha de ese terrible diagnóstico médico lleva alrededor de 15 años.

La mayor parte de su vida se preguntó por que desarrolló dicha enfermedad, hasta hace un tiempo se enteró que su abuelita falleció a causa de la diabetes, y entonces es hereditaria, al grado que tiene dos sobrinos que también la padecen.

Nunca pensó en padecer esta enfermedad, y ha sido difícil sobrellevarla, pues es una dieta estricta, no puede comer queso, crema, mayonesa, bebidas azucaradas, embutidos, entre otros.

Tiene una pequeña taza como medida de lo que debe tomar de leche, y de pastas, arroz, también es reducida la porción, nada de carne roja, solo pollo y de preferencia maciza y solo verduras y algunas frutas bajas en azúcar.

Se controla con inyecciones de insulina diarias, y medicamento tomado por la mañana y noche, mismos que le proporciona el Sector Salud, lo que para ella es un alivio, pues los medicamentos de manera particular son de precio elevado y que no fácilmente podría pagar.

Recomendó a las personas que se les ha detectado esta enfermedad que no se den por vencidos y lleven la dieta y recomendaciones médicas al pie de la letra, ya que existen complicaciones y desencadenan más enfermedades en el páncreas, hígado, pulmones, riñones y extremidades.

Para la familia también es difícil comprender la situación por la que pasa un diabético, no todos comprenden que se debe llevar una dieta estricta y que son necesarios cuidados por el desequilibrio que el cuerpo sufre a cada momento, manifestó la señora Gloria.



Lucy Rivas A.

El Mundo de Orizaba