Ciudad Mendoza.- Fueron demolidos los tanques de agua de concreto que estaba encima de las aulas de la escuela primaria Josefa Ortiz de Domínguez, esto para quitar peso al inmueble, ya que ante los sismos fuentes, las aulas podrían desplomarse por el peso y la antigüedad de la estructura.

Roberto Sánchez Rey, director de la escuela primaria Josefa Ortiz de Domínguez, comentó que tras los sismos, los tanques de agua quedaron dañados, representando un riesgo y para salvaguardar la integridad de los niños, se tomó la decisión de que estos fueran demolidos, “con la colaboración de los papás se cambiaron los tinacos, se instalaron de plástico que le quitan peso al salón”.

Indicó que Obras Públicas fue quien les hizo la recomendación para demoler los tanques de concreto ya que estaban dañando la loza y además provocaban filtraciones, “son seis aulas y una es la que tenía todo el peso de los tinacos, pero la filtración es en casi todos los salones, se pensaba impermeabilizar pero para dar prioridad al trabajo de demolición, la impermeabilización se detuvo”.

Comentó que los alumnos de tres salones con daños severos de filtración, fueron reubicados en la biblioteca, el centro de cómputo y un salón que no se estaba ocupando, para evitar contingencias, esto mientras el techo es reparado, pues era importante quitarle peso a la planta alta,

Pidió a los padres de familia evitar crear psicosis sobre la posibilidad de que la escuela esté en riesgo de desplomarse, ya que se están haciendo los trabajos correctivos.



Yamilet Gámez

El Mundo de Orizaba