Ciudad Mendoza.- Debido a la problemática que existe en el primer cuadro de la ciudad por el congestionamiento vial, se llevó a cabo una reunión entre autoridades y conductores de camiones y taxis para buscar alternativas que contribuyan a una mejor circulación vial y por ende un reordenamiento de paraderos y sitios de taxi que permitan garantizar la seguridad de los peatones sin afectar la actividad laboral de los taxistas, transporte de carga y público.

El alcalde de Ciudad Mendoza anunció que para poner orden y tener un ingreso para el Ayuntamiento se pretende adquirir dos grúas, las cuales ya están presupuestadas, esto también para que el dinero entre al municipio, además se estará levantando un plebiscito para la posible creación de un estacionamiento el cual permitirá a los comerciantes tener un espacio de descarga sin ocasionar congestionamiento vial.

Dijo que la creciente de concesiones a taxistas, que hoy en día rebasa los 200, ha generado un caos vial, es por ello que para lograr un reordenamiento se pretende crear un reglamento de tránsito municipal de acuerdo a las modificaciones que ya están estipuladas, el cual se estará realizando con personal de tránsito y con la colaboración de los trabajadores de los taxis, de los concesionarios de los taxis, de los dueños de las líneas de transporte público, quienes retroalimentarán a las autoridades sobre sus puntos de vista para poder mejorar la circulación.

Dentro del reglamento se pretende sancionar a aquellos transportistas que hagan caso omiso de las nuevas modificaciones viales, además de que con la participación del delegado de transporte público se espera sea presentado un proyecto para regulariza, a aquellos taxis “piratas”, pues se entiende que se trata de una fuente de ingresos que representa el sustento de una familia.

Indicó que se invitará a los concesionarios, empleados y transportistas que circulan sobre esta importante vía para que presenten sus propuestas y así establecer como se verá reflejado el nuevo reordenamiento vial.

Por otro lado, anunció que para Necoxtla, el próximo mes, se estará trabajando para lograr 3.2 kilómetros de red de agua potable, una construcción de un tanque superficial, la línea de conducción y la red de distribución, en una segunda etapa para beneficiar a

cerca de tres mil habitantes y se espera que para el 31 de

diciembre la obra quede concluida, con una inversión

de más de 6 millones 937 mil pesos, de los cuales el Ayuntamiento cubrirá dos millones 100 mil y el resto de la federación.

La Comisión Federal de Electricidad realizó un proyecto sin costo y autorizó

seis ampliaciones para Necoxtla por casi $3 millones, para beneficiar a más de mil

habitantes.

 

II Yamilet Gámez/El Mundo de Orizaba