Región.- El crecimiento poblacional en zonas verdes, está provocando que flora y fauna desaparezcan, pues el ser humano es el depredador número uno de lo que le rodea; pues por desconocimiento del daño que provoca actúa sin pensar las consecuencias.

Marco Antonio Lasserre Laborde, director de Vida Verde, agrupación dedicada al rescate de vida silvestre, sin embargo la “ignorancia de la gente” llega a provocar que algunas especies se extingan, lo que no es justo para los animales.

Y es que la explosión demográfica con el crecimiento poblacional está provocando que desaparezcan las especies, “la gente llega a asentarse a un cerro y se acomode a fuerza, por que no es sano vivir así por que son zonas accidentad, pero al hacerlo deben aprender a convivir con las especies”, aunó.

Dijo que son todos los animales, que van desde ardillas, serpientes, mamíferos, aves rapaces y se van retirando a lugares donde difícilmente se adaptan, terminan muriendo y desaparecen, y los que llegan a adaptarse con la llegada del hombre a su habitad son insectos, artrópodos y aves.

Existe gente que han capturado animales como serpientes, escarabajos y demás que los meten a una botella y se los llevan a su casa como mascotas durante un tiempo, y cuando no los quieren los mandan a traer y su labor consiste en revisarlos y si se encuentran bien los desparasitan, hidratan y los liberan.

“Pensamos que un animal que nace libre, debe estar libre, si está en cautiverio es apto para estar con humanos, pero si queremos animales libres, debemos aprender a convivir con ellos y no dañarlos e identificar cuales son de peligro y respetarlos”, destacó.

Los niños es la futura generación y serán los encargados de cuidar el medio ambiente; además de borrar tabúes y falsos mitos que existen en la población y demostrar que ningún animal es un nagual, que hay animales que no matan a las personas, y que los búhos no son brujas y no los deben quemar vivos; destacó.



Lucy Rivas A.

El Mundod Orizaba