Las causas del suicidio dependen de la edad de las personas, situación socioeconómica, nivel intelectual de cada individuo, pero tienen gran injerencia el uso de drogas legales e ilegales, la desesperanza existencial, la pobre capacidad de decisión y la crisis económica.

Y estos males golpean sobre todo a jóvenes de 15 a 29 años, pues según el Inegi, aquí la tasa de suicidios llega al 7.9% contra el 5.2% global.

El psicólogo José Luis Mayet Segovia, revela que una persona llega al suicidio cuando considera que ya no puede resolver los problemas que lo agobian.

En el marco del Día Mundial de la Prevención del Suicidio, a conmemorarse hoy 10 de septiembre, Mayet Segovia explica que una de las causas más frecuentes es el uso de drogas legales e ilegales, pues si una persona se encuentra en un estado depresivo y consume este tipo de drogas, es más fácil que llegue a suicidarse.

Muerte óptica

Otra de las causas es la desesperanza existencial, es el sentir que no le importa a su familia, a su pareja, a sus maestros, amigos, jefes, que no se importa a sí mismo, por lo cual comienza a abandonarse, dejarse y no le encuentra sentido a la vida, es decir, ya no encuentra algo que lo motivo e impulse a salir adelante y a disfrutar la vida.

A esto, los psicólogos, le llaman muerte óntica, es decir, antes de llegar a una muerte física la persona llega a una muerte óntica, vive por vivir pero no disfruta de su existencia.

Otra de las causas es la pobre capacidad de decisión, la cual aparece cuando hay diferentes problemáticas como por ejemplo, situaciones socioeconómicas, cuando hay muchas deudas, alguna situación de separación o ruptura, la muerte de un familiar, cambio de trabajo; en general situaciones que son estresantes que llevan a la persona tener ansiedad y la persona se bloquea de tanta ansiedad y no sabe qué decidir.

Esto aunado a la situación de crisis socioeconómica que está afectando a nivel nacional.

Tipos de suicidas

Pero hay dos tipos de actitudes suicidas. Están aquellos que lo anuncian demasiado, hacen cartas, lo publican hasta en Facebook, pero no siempre terminan en un acto fulminante, “porque esas personas quieren matar esa etapa de su vida o situación, sin embargo no quieren matar su vida: no mueren a su existencia sino a la situación.

“Mandan una última llamada de atención para que alguien más asuma una responsabilidad que ellos no asumen… se está matando anticipadamente y liberan el estrés y tensión”, comentó.

Hay quienes logran quitarse la vida a través de un método directo que no le da tiempo de actuar a sus familiares: no lo anuncian, sólo lo hacen.

Se ahorcan, se avientan de un puente o se pegan un balazo en la cabeza, es decir, la muerte es rápida.

Estas personas suelen ser reservadas, no hablan de sus problemas, toman la decisión y no hay marcha atrás, guardan tantos problemas como si fuera una olla express, al interior hay mucha presión y terminan con su vida.

El especialista recomienda que la persona haga ejercicio, que acuda al psicólogo para poder sacar los problemas que tiene. Muchas veces es necesario irlo deslindando de cargas que tienen y que no son de ellos.

Es necesarios renunciar y soltar el pasado, encontrar una nueva dirección a su vida, empoderarlo; pero también fortalece el respeto, unión familiar y valores.

Jéssica Ignot/EL MUNDO DE ORIZABA